A medida que los científicos incrementan sus investigaciones en un esfuerzo por comprender mejor el cambio climático y cómo mitigar el daño causado por él, cada vez más emplean la ayuda de una determinada tecnología de alto vuelo. Los sistemas aéreos no tripulados (AES, por sus siglas en inglés), más comúnmente llamados drones, nos ayudan a reunir los datos necesarios para ampliar el conocimiento científico sobre cómo nuestro entorno está cambiando.

Los científicos usan muchos métodos diferentes de recopilación de información, pero cada vez es mejor y algunos datos son difíciles o incluso imposibles de recopilar a mano.

Para estas situaciones, los investigadores usan Drones para llenar los vacíos.

Mayor acceso a los métodos de recopilación de datos aéreos

Los aviones no tripulados han ayudado a que más investigadores recopilen los datos que necesitan para sus estudios debido a su relativa asequibilidad y facilidad de uso. Son mucho menos costosos que otros métodos aéreos de recolección como aviones, helicópteros y satélites. También necesita menos gente para operar un UAS que un avión. El costo de la tecnología aún está disminuyendo también.

Los sistemas aéreos no tripulados también están diseñados típicamente para ser relativamente fáciles de usar. Si bien hay algunos pasos de capacitación y regulación que debe tomar, no necesita la misma cantidad de entrenamiento para pilotar un dron que para un avión o helicóptero. Esta facilidad de uso permite que más investigadores recopilen datos aéreos para sus estudios.

Mayor acceso a lugares difíciles de alcanzar

Para capturar la evidencia necesaria para comprender el cambio en nuestro clima, los científicos a menudo necesitan recopilar información en lugares remotos y difíciles de alcanzar. En todas partes, desde el Ártico hasta las profundidades del bosque, hasta las cimas de las montañas, hasta el fondo del océano, se puede obtener información sobre el clima.

Los aviones no tripulados pueden llegar a esos lugares sin poner en riesgo el bienestar de las personas debido a su tamaño, maniobrabilidad y su capacidad de ser no tripulados.

Los diseños de UAS son cada vez más avanzados y pueden llegar incluso a lugares más remotos. Aunque los drones están típicamente asociados con el uso aéreo, también pueden viajar a las profundidades del océano para recolectar información .

El uso de un sistema no tripulado ayuda a reducir costos, aumentar la eficiencia y mejorar la seguridad al explorar lugares de difícil acceso.

Recolección de datos más rápida y más versátil

Los investigadores también pueden capturar sus datos mucho más rápido mediante el uso de drones de lo que podrían hacerlo a través de otros métodos, ahorrándoles tiempo y recursos y permitiéndoles recopilar más conocimiento para mejorar su investigación.

Los drones también pueden capturar múltiples tipos de información a la vez. Puede equipar un AES con una cámara de alta definición, un sensor multiespectral, un sensor térmico, un sensor químico y muchos otros tipos de equipos. Esto puede hacer que la recopilación sea más eficiente y más consistente y puede ayudar a crear una imagen más precisa de una ubicación al proporcionar un contexto adicional para cada tipo de evidencia capturada. A medida que el equipo mejora, se agregan aún más capacidades.

Análisis de datos en tiempo real

Los drones no solo pueden recopilar más inteligencia, sino que también pueden transmitirla a los analistas más rápidamente.

De hecho, la tecnología puede permitir el análisis de datos en tiempo real . En combinación con el monitoreo regular, esto podría ayudar a los científicos a detectar amenazas como la presencia de un químico y advertir al público de inmediato.

Con respecto al cambio climático, puede ayudar a los científicos a procesar sus datos más rápidamente, lo que es especialmente importante a medida que se recopila más y más información. La tecnología UAS también puede proporcionar monitoreo en tiempo real de las poblaciones de vida silvestre e, incluso, mediante el uso de IA, identificar automáticamente a los cazadores furtivos y las diferentes especies de vida silvestre y alertar al personal apropiado.

Capacidades mejoradas de visualización de datos

Los drones pueden recopilar múltiples tipos de información sobre una ubicación, cubrir un área bastante amplia y recopilar información durante un período prolongado. Este conocimiento se puede combinar para crear representaciones visuales integrales que proporcionen una imagen clara del estado de un ecosistema y cómo ha cambiado con el tiempo. Estos mapas pueden ayudar a los científicos a comprender mejor el panorama general del cambio climático, así como algunos detalles.

Cuando se comparte con el público, estos elementos visuales pueden ser especialmente efectivos para ayudar a las personas a comprender los impactos del calentamiento global.

Los mapas, los tiempos transcurridos y las imágenes de ubicaciones remotas pueden ayudar a ilustrar lo que está sucediendo de una manera fácil de digerir y memorable.

Los datos son cruciales para avanzar en nuestra comprensión de nuestro medio ambiente y los cambios que está experimentando, que es esencial para descubrir cómo responder al cambio climático y sus impactos. Sin embargo, recopilar esta información no siempre es fácil. Los drones pueden ayudar a facilitar la captura y el análisis de esos datos, mejorando la precisión y el alcance de la investigación que podemos llevar a cabo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!