Las Islas Galápagos parecieran no ser el único lugar donde las tortugas gigantes andaban por la Tierra. Se presume que existió una especie similar que vivió en casi todos los continentes.

Al parecer hace aproximadamente unos dos millones de años, no mucho tiempo antes de que los seres humanos arribaran al sudeste de Europa la última tortuga gigante de Europa iba camino a su extinción

Hace unos dos millones de años, no mucho antes de que los humanos llegaran por primera vez al sudeste de Europa, un gigante desaparecía del oeste del continente. Titano chelón, la última tortuga gigante de Europa, estaba en camino a la extinción, se descubrieron algunos fragmentos óseos en hiena España [VIDEO], esta familia de tortugas es un grupo exitoso que ha evolucionado para vivir en tierra.

La tortuga puede crecer hasta más de 1 metro de diámetro

Se puede decir que esta tortuga gigante puede llegar a crecer más de 1 metro de diámetro, estas tortugas son referencia en el mundo de la naturaleza existe alrededor de una docena de poblaciones dispersadas por el mundo, que pertenecen a la especie Chelonoidis Nigra.

Existen unas menos conocidas que las de las Islas Galapagos, pero casi del mismo tamaño, las mismas viven en el Atolón Aldabra de la misma especie, debido a que las poblaciones vivas de estos gigantes viven en islas hace pensar que se convierten en terrestres solo si están aislados en las islas por mucho tiempo, pero gracias al descubrimiento reciente del fósil y sus registros nos muestra lo contrario y según palabras de Adán Pérez-García en la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Madrid [VIDEO] estas podrían haberse desplazado en casi toda la tierra en el pasado cercano excepto Antártida y Australia.

Vídeos destacados del día

Muchos descubrimientos indican que el árbol genealógico es más amplio de lo que parece

Las especies del pasado conocidas como Titano chelon, fueron más grandes que las que conocemos hoy, incluso algunas podrían llegar a medir 2 metros de longitud, se asumía hasta hace poco por parte de paleontólogos que se había extinguido hace unos 3,3 millones de años de Europa, pero los restos hallados en Enero del 2017 por parte de Perez García y sus colegas hace replantear este supuesto.

También se puede suponer que sus depredadores obligaron a la especie a desarrollarse tan grandes, los fragmentos óseos cuentan con tan solo dos millones de años esto significa que vivieron 1,3 millones de años más de lo que suponían los paleontólogos.

Por su parte para Scott Thompson de la Universidad de Sao Paulo una dieta rica en nutrientes y un clima cálido pueden haber ayudado a la toruga a crecer de ese tamaño.