El proyecto de la bolsa biodegradable fue presentado en el Premio Santander de la Innovación Empresarial en su edición 2018, premio que tiene como finalidad incentivar a los jóvenes al desarrollo de ideas emprendedoras y de crecimiento para el sector industrial y científico.

Origen del proyecto

Los estudiantes de Ingeniería en Biotecnología de la Universidad, partieron del hecho que las bolsas plásticas regulares, tienen un proceso biodegradable, que va desde los 100 a los 500 años, y que el uso de las mismas refleja la alarmante cifra de las 140.000 toneladas anuales, dato que representa un terrible impacto negativo para el ecosistema.

Por ello surgió la necesidad de crear una alternativa mucho menos nociva para el planeta, pero que pudiera se utilizada por las personas y por la industria de una manera mas efectiva.

¿De que está hecha la Boltsiri?

La Boltsiri, o bolsa biodegradable está hecha de olote de maíz, que es la parte resultante de la mazorca, después de que se le quitan o extraen los granos de maíz, y que además se considera en la actualidad un elemento de desecho agroindustrial.

Aunque no solo el olote es el elemento que compone a la Boltsiri, también existen otros diferentes componentes, pero lo que mas destaca de la propuesta, es que son elementos de desechos agroindustriales, lo que generaría también una solución al problema de la producción de las grandes cantidades de basura y desechos en el país.

Igual apariencia y resistencia

Sus creadores relatan que la Boltsiri, tiene la misma apariencia de una bolsa de plástico regular, además es muy resistente, con la única diferencia de que gracias a sus componentes a base de desechos agroindustriales, ésta puede llegar a ser comestible para los animales sin causarle ningún daño.

Y claro está, que si llegaran a caer en el mar o en la tierra producto de la inconsciencia de los habitantes, ésta se desintegraría muchísimo más rápido que las regulares, minimizando en una gran escala el efecto negativo en el ecosistema.

Mensaje Inspirador

Manuel David Vaca Tello y Mónica Citlalli García García son los creadores de esta novedosa idea, y han señalado que además de contribuir con el saneamiento del ambiente, uno de los objetivos que tenían al crear el proyecto, es poder incentivar a todos esos jóvenes inquietos e inteligentes a que materialicen sus propuestas y las hagan realidad, que más vale una idea fracasada que una idea encajonada en un escritorio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más