El camino a San Ángel no se ha hecho más cortito. Deja su huella Mancera con una ciclopista visionaria que no le resta mucho a la tradicional Revolución. El circuito te va llevando hacia cultisur, destino esplendoroso y ahora más accesible por el flujo que permite un puente vehicular.

Poderoso impacto hay en este enclave pues en Manacar y a lo largo del sendero que bien podría tener su Metrobús, se han desarrollado gigantescas construcciones que engloban oficinas, estacionamientos, centros comerciales, complejos cinematográficos, ejemplar arquitectura y vivienda.

Vamos cada vez más tranquilos acercándonos a otro ambiente de la CDMX muy opuesto al que palpita en el centro histórico. Muchas amenidades ofrece la visita. Nosotros hacemos el trazo directo al Museo de Arte Contemporáneo.

Queda pendiente reconocer el Templo del Carmen y la Plaza San Jacinto. Así mismo se suma a nuestra curiosidad la cartelera del Centro Cultural San Ángel y la Casa Jaime Sabines; así mismo a unas cuadras el Helénico cuyas puestas en escena no tienen rival.

Pasamos el Mercado de las Flores sintiendo 25 años pasar de repente hasta toparnos con el museo carrillo gil. Se ubica frente al Pabellón Altavista y desde hace décadas, casa alternativa para la difusión del arte en todo el ámbito de su paradigma contemporáneo.

Llegamos tarde a este pequeño reino que legó el coleccionista para la permanente revisión de sus propias adquisiciones y en gran medida, como foco de interés para la expresión de aquello más audaz.

En esta ocasión una de sus tres exposiciones de temporada se estaba montando.

Actualmente la administración mantiene el piso menos uno bloqueado. En otro momento ahí hubo una librería que añadían interés al contraste con su biblioteca, sólo comparable con aquellas del INBA o el Rufino Tamayo; y recientemente con la del Jumex y la del Siqueiros.

Recomendamos ampliamente acudir al Carrillo Gil, ¡toda la planta alta se ha invadido de propuestas excepcionales!

Aproveche la gratuidad dominical para desdoblar los conceptos de una generación finisicular que se va posicionando en el Siglo XXI ya como algo histórico.

Aveces el revoltijo se vuelve complejo de apreciar, valgan algunas palabras para dar cuenta de tan magníficos emblemas. Primero que nada se acredita al artista virtuoso en el sentido técnico del dibujo. Se valora en el caso de Estrella Carmona el diseño sentado en la fascinación del contenido.

Se concede su espacio a la acuarela de Alexis Chaunac y a la gráfica de Cristian Franco enmarcada con todo y vidrio reflejante y se ha destacado también el collage de formato pequeño de Dennis Miranda.

Con manchas y diseños abstractos no figurativos, el exponente de la pintura de caballete es Santiago Merino. De influencia land art también hay representantes como: Sebastián Roque y seguramente les sonará el nombre de Damián Ortega que pone un chantli cuyo interior guarda botes de pintura industrial y una foto de un paisaje cursi.

Vale la experiencia cuando la instalación misma de la museografía se contrapone a la cinematografía y el periplo se acompasa con sonidos invitándonos a profundisar en la complejidad de cada pieza.

En el piso intermedio, que espera la instalación de México Pintura Reactiva, Diamond Star de Luis Mercado y Pedir la Lluvia de Sofía Echeverri, se emplazó una sala extra para contemplar el Camino Diletante de Carlos Monsiváis.

Uno ingresa a la unidad de espacio que se simula una sala de proyección. Damos cuenta de una admirable animación tipo análogo/onírico cargada de crítica simbólica/emotiva con el método de lo horripilante y lo bello poético.

Armando Sáenz Carrillo fallecido hace una década, se venera con una individual que reluce aspectos de una trayectoria mixta enhebrado a la escena del arte en México y el extranjero.

Destaca el descendiente de Carrillo Gil por ser precursor del libro artista, de la miniatura y de obra muy minimalista de papeles con inspiración en la experiencia del lejano oriente; ejecutor y colega de intelectuales, nos deja buena vivencia la nulidad de la forma cuando descendemos de regreso a las fauces de la mercadotecnia consumista.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más