Los investigadores de la Facultad de Medicina de Stanford, en Estados Unidos, han logrado identificar lo que podrá ser considerado un biomarcador para la depresión severa mediante el análisis de una muestra de sangre en pacientes psiquiátricos. El hallazgo es significativo en la futura aplicación de tratamientos a base de fármacos antidepresivos.

Según los resultados en los experimentos realizados hasta ahora, la presencia menor del acetil L-carnitina (ALC) en la sangre de los pacientes puede indicar anticipadamente que la toma de medicamentos antidepresivos no dará resultados en la disminución de los síntomas de la enfermedad, con lo que el tratamiento deberá dirigirse hacia otras opciones terapéuticas.

Anuncios
Anuncios

La farmacología correspondiente al tratamiento para la depresión severa, suele tener muchos efectos adversos y colaterales. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es una enfermedad mental que padecen casi 350 millones de personas en el mundo actual, representando un problema grave de salud pública globalizado, sobre todo cuando más de la mitad de los casos conocidos no responden favorablemente a los tratamientos farmacológicos conocidos y recetados por los médicos.

Descubierto un biomarcador sanguíneo para la depresión
Descubierto un biomarcador sanguíneo para la depresión

Moléculas controladoras son el futuro antidepresivo

Los experimentos realizados hasta ahora en ratones indican que los niveles bajos del ALC en la sangre de los animales están directamente relacionados con la aparición de los síntomas depresivos, demostrándose incluso que una administración suplementaria de la molécula logra atenuar la sintomatología. El hallazgo centra la atención en el rol que juega el glutamato en el comportamiento psicológico de los pacientes, un neurotransmisor cerebral que es directamente controlado por la molécula del ALC determinando los niveles en que circulará por la sangre.

Anuncios

En el caso de los ratones, la ingesta del suplemento molecular de prueba arrojó resultados a los pocos días del tratamiento, contrastando con las casi cuatro semanas que normalmente se espera para que los fármacos antidepresivos muestran efectos positivos en los humanos deprimidos. Los científicos de Stanford tienen ahora la esperanza de que esta respuesta rápida también sea posible en la atención de los síntomas en los tantos pacientes psiquiátricos del mundo.

Serotonina y otros hallazgos esperanzadores

Otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Viena ha comprobado igualmente la importancia que juega la serotonina en la detección oportuna de la enfermedad, al demostrar como una deficiencia de esta sustancia neurotransmisora tiene incidencia en el comportamiento introspectivo de las personas deprimidas, por lo que los tratamientos basados en inhibidores que controlan su presencia en la sangre podrían a futuro dar resultados favorables en el tratamiento de la depresión severa de muchos pacientes.

Anuncios

Haz clic para leer más y mira el vídeo