Un nuevo estudio de los patrones del sueño, realizado por la Universidad Keele de Reino Unido, en el que además participaron las universidades de Manchester, la de Leeds y la de East Anglia, y publicado en el Journal of the American Heart Association; arroja como resultado que dormir más de ocho horas es perjudicial para la Salud de los adultos.

De acuerdo con la publicación, las personas que acostumbran a dormir más de lo recomendado ,ocho horas, tienen tendencia a padecer enfermedades cardiovasculares, además de que los niveles de mortalidad son mayores, a diferencia de quienes descansan menos de siete horas.

La investigación se realizó entre el año 1970 y el 2017, en el que participaron unas tres millones de personas y se revisaron 74 estudios, en los que se examinaron la conexión entre los patrones de sueño y las enfermedades cardíacas (del corazón).

No más de diez horas al día

Entre los resultados del estudio se encuentran que quienes duermen más de diez horas tienen un 56% de posibilidad de fallecer por accidentes cerebrovasculares (ACV), un 49% de riesgo de morir por incidentes cardiovasculares y en un 44%, las personas podrían sufrir cardiopatía coronaria, causada por la acumulación de placa en las arterias del corazón.

Además, los investigadores determinaron que un patrón de sueño excesivo es un marcador de riesgo cardiovascular y existe una mayor posibilidad de muerte en un 30% a temprana edad, más que en aquellas personas que descansan por períodos de siete horas o menos.

El líder del estudio, doctor Chun Sing Kwok, comentó que “el sueño anormal es un marcador de riesgo cardiovascular elevado y se debe prestar más atención al explorar la duración y la calidad del sueño durante las consultas con los pacientes”.

Vídeos destacados del día

Desórdenes de sueño

Otro de los resultados que arrojó la investigación de la Universidad de Keele, es que las personas que duermen más de lo recomendado, también son propensas a desarrollar desórdenes de sueño, que alteran sus patrones de respiración, como la apnea, la cual puede ser mortal.

Cabe destacar que investigaciones previas indican que un patrón de ocho horas de sueño es necesario para la recuperación del cuerpo. Incluso, la OMS recomienda que un adulto debe dormir entre siete y ocho horas, para la reparación de sus células y los vasos sanguíneos, además de que permite el descanso del cerebro, el cual necesita de un tiempo de reposo.