Gran conmoción ocasionó en días pasados la aparición de casos modernos de la llamada, peste negra o peste bubónica, enfermedad que, en la era medieval, desapareciera a un tercio del planeta. Mal y de malas, pues, cuando aún no se ve la luz en el mundo ante el nuevo coronavirus, de nuevo se reportan casos de la peste negra en China.

El primer caso reportado fue en Rusia

Ya la semana pasada el gobierno de Mongolia dio la noticia del cierre de las fronteras con Rusia pues una pareja de 27 años había sido diagnosticada con el virus de la peste, todo, según información de Centro Nacional de Enfermedades Zoonóticas, luego de que ambos hubieran consumido carne de marmota cruda.

Por fortuna, y luego de las medidas preventivas urgentes, como pruebas médicas a 504 personas y el aislamiento de los pacientes en turno, las medidas tomadas se reblandecieron toda vez que ambos tuvieron mejoría.

China sigue siendo el foco de atención

Desgraciadamente y a pesar de ser en apariencia casos aislados, la comisión de Salud de Bayanuur, China, se había registrado un nuevo caso de la peste negra, ahora en un pastor de la región. Rápidamente las autoridades emitieron una alerta sanitaria de tercer grado, de los cuatro niveles existentes e instó a población a no comer, cazar ni trasportar animales que pudieran estar infectados, principalmente marmotas; y reportar animales muertos o enfermos.

La llamada muerte negra es causada por el virus Yesinia pestis y es transmitida por las moscas que son infectadas por los roedores, aunque es verdad que la enfermedad es tratable y puede superarse de ser detectada a tiempo y tratada con antibióticos.

Aún está en nuestras manos

Entre los síntomas de este padecimiento casi apocalíptico, se encuentran el sangrado por la nariz y similares, gangrena en extremidades y manchas en la piel, no obstante, de los casos registrados, muchos de ellos ya han tenido mejorías, pues, a pesar de que la peste no ha desaparecido del todo, sí está controlada, en gran medida, por el progreso de la medicina moderna.

En Estados Unidos, por ejemplo, se registran al menos 7 casos al año.

Además de la peste bubónica, existe un segundo tipo de peste neumónica cuyo tipo ya había tenido un registro previo también en el mes de noviembre también en China. Aunque este otro tipo de peste es el único que se transmite por las gotículas respiratorias, entonces no fue causa de alerta por parte del gobierno de Pekín.

En ese sentido,la Organización Mundial de la Salud informó que la peste neumónica es invariablemente mortal, mientras que la peste bubónica es mortal entre un 30 y 60 por cierto de los casos que no reciben tratamiento, de ahí la importancia de su detección temprana.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!