El mundo apenas es consciente del peligro que representa el nuevo virus SARS covid-19, por su voracidad y fácil propagación, cuando ya tiene encima nuevas plagas, como si esto se tratara de una moda de exterminación humana. Ya en meses pasados se habló del Hantavirus proveniente también de Asia, cuyos portadores son los roedores, noticia que estresó a muchos. Afortunadamente, no era sino una oportunidad para ganar titulares por parte de los medios, pues se dijo más tarde que tenía bajo potencial para mutar en humanos y convertirse en pandemia. Sin embargo, al parecer lo peor viene del pasado, pues en días recientes se registraron rebrotes de una de las enfermedades más letales de la historia, la peste negra.

Trasciende en las últimas horas que el gobierno de Mongolia ordenó el cierre de sus fronteras con Rusia pues se registró un insólito caso de la llamada muerte negra en aquel país en una pareja que habría comido carne cruda de Marmota. Las medidas, de acuerdo con el Centro Nacional de Enfermedades Zoonóticas de aquel país, tiene el objetivo de evitar cualquier tipo de propagación.

Los dos infectados con la peste, son un par de personas, hombre y mujer, de 27 años y ambos se encuentran en estado crítico. El gobierno de Mongolia informó que se ha dictado aislamiento para ambos y se realizaron ya pruebas a 146 personas que estuvieron en contacto con la pareja y otras 504 indirectas para reducir al mínimo el riego.

La peste de la ficción

Probablemente de la peste negra solo hayamos escuchado hablar de ella en los casos médicos de la ficción de hoy, pues son enfermedades que se consideraban erradicadas o controladas, todo, por los avances de la ciencia en los últimos años.

Así, la peste negra suena a un capítulo de Dr. House y no a una noticia de los noticieros de medio día.

¿Qué es la peste negra?

La peste negra es probablemente la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad, pues por allá del siglo XIV azotó a Euroasia encontrando su punto máximo entre el 1347 y 1353, y aunque no se tenían los instrumentos de medición de hoy, se estima que acabó con la vida de más de 25 millones de personas, lo que representó un tercio de la población mundial de aquella época.

Solo para dimensionar los alcances de la peste negra, al día de hoy, con datos de nCoV2019.live, con el nuevo SARS covid-19, se contabilizan 11,111,775 mil contagiados en todo el mundo, de los cuales, 6, 014, 394 casos han sanado ya; 4, 403, 306 siguen activos con 57; 927 casos críticos, o pronóstico reservado y 526 723 muertes al día de hoy. Es decir, que lo que hoy se vive apenas representa el 2% de los decesos de entonces.

Además, a diferencia del calvario de 6 años que la humanidad vivió, hoy se estima que a principios del 2021 podremos tener una cura.

Definitivamente las enfermedades no son nuevas y cada una de ella son producto de desatenciones humanas básicas, afortunadamente y a pesar de todo, queda de manifiesto la relevancia que hoy, más que nunca, tiene la ciencia para preservar la vida.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!