Los arqueólogos han descubierto un barco de más de 20 metros de eslora de finales del siglo XVII en la ribera de Lisboa. Los científicos sospechan que los marineros pueden haberlo utilizado para cruzar el Atlántico. “El barco encontrado tiene un valor extraordinario desde el punto de vista científico, así como para el patrimonio nacional de nuestro país” - enfatizaron los investigadores.

El barco fue encontrado a pocos metros bajo tierra a finales del año pasado, cerca del casco antiguo de Lisboa. En el sitio de excavación, que se ubica junto a la desembocadura del río Tajo. Se están realizando excavaciones arqueológicas en el área entre la Rua D.

Luís I, Boqueirão dos Ferreiros y la Avenida 24 de Julho en la construcción de instalaciones para hoteles y departamentos, informó el Observador . Los arqueólogos destacaron que el barco está "muy bien conservado", los científicos no tuvieron problemas para reconocer sus partes individuales.

Destacado hallazgo arqueológico: Había un barco enterrado del siglo XVII

El grupo de arqueólogos que trabaja en la recuperación del barco cree que el potencial científico del hallazgo es muy grande. Hasta ahora, los científicos no tenían información detallada sobre la construcción naval en la segunda mitad del siglo XVII. Los arqueólogos nunca han encontrado un barco mejor conservado de este período, enfatizando la "fragilidad de este hallazgo único" y recalcando que para realizar la investigación, el objeto debe estar debidamente asegurado.

El barco encontrado tenía 27 metros de largo y estaba preparado para cruzar el Atlántico.

Según algunos, el descubrimiento de la embarcación en esta parte de la capital portuguesa confirma la hipótesis de que había un astillero cercano.

Encuentran intactos la proa, el timón y los desagües, entre otras cosas

La embarcación, encontrada por un equipo de ERA Arqueologia, conserva varios elementos, entre ellos la quilla, la proa y el voladizo, que incluye el timón, los desagües y las tablas de los revestimientos interiores y exteriores.

Según la DGPC, “el equipo responsable presentó un programa de investigación arqueológica con el objetivo de asegurar que el registro científico del patrimonio en cuestión salvaguarda plenamente este hallazgo”. “Dicho programa incluye la excavación completa, incluido el desmantelamiento de la embarcación, así como su registro sistemático y la implementación de medidas de conservación”.

El informe técnico también afirma que el trabajo, a una profundidad de 7,40 metros bajo tierra, también ha permitido al equipo de arqueólogos encontrar otros objetos de contextos más antiguos, en particular restos que datan de la época romana.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!