Barcelona perdió 3-2 como visitante ante el Bayern Munich, pero el marcador global (5-3) lo catapultó a la final de la Champions League que se disputará en Berlín.

Bayern Munich inició con todo su poderío ofensivo, apenas alminuto 7’ Benatia remató un centro de cabeza para el 1-0, un marcador que ledaba esperanzas a los aficionados del Munich.

Pero al 15’, Barcelona volvió a poner las aguas en calma, unpase a profundidad dejó a Luis Suárez frente a Manuel Neuer, el uruguayo optópor asistir a Neymar para que el brasileño únicamente tuviera que empujar lapelota, el juego estaba 1-1 con un global de 4-1 a favor de los blaugranas.

Los alemanes no bajaron los brazos y continuaban atacando,un remate de Thomas Mueller estuvo acentímetros de colarse por el ángulo de Ter Stegen, pero el portero delBarcelona voló cual Supermán para sacar la pelota con el brazo derecho.

Al 26’ los alemanes organizaron un fugaz contragolpe quefinalizó en un disparo de Mueller que fue nuevamente controlado por Marc AndreTer Stegen.

Pero ante la urgencia de conseguir goles, el Bayern sevolvió descuidado en defensa y se convirtió en presa fácil para el “Tridente”.Messi tocó para Luis Suárez quien avanzó hasta el área del Munich, el uruguayocentró para Neymar quien mató el efecto de la pelota con el pecho y definió depierna derecha justo al poste de Neuer para el 2-1.

Era el 5-1 global con elnoveno gol en Champions del brasileño.

En la recta final del primer tiempo, Ter Stegen emergió comola gran figura defensiva del Barcelona, al tapar, por tercera ocasión, unapelota de gol. Stegen estiró sus brazos y evitó con una reacción felina que lapelota cruzara por completo la última línea.

Ya en el segundo tiempo, Pedro Rodríguez ingresó al campo.Munich trataba de acercarse con Schweinsteiger pero la defensa de Barcelonaestaba bien ubicada. Busquets y Neymar cayeron en el campo por patadas delequipo alemán que comenzaba a desesperarse tras no encontrar el camino a unaremontada heróica.

Robert Lewandoski sacó el pecho por el equipo de Guardiola ytras esconderle la pelota al “jefecito” Mascherano, el polaco definió concalidad para dejar parado a Ter Stegen y marcar el 2-2.

Thomas Mueller aprovechó que el Barcelona decidió no jugar en el segundo tiempo y con un disparo colocado, marcó el 3-2 a favor del Bayern que todavía perdía en el global 5-3.  Lionel Messi, que en el primer partido fue el verdugo de los bávaros, seguía sin ser factor en el complemento.

En los últimos minutos, Bayern Munich mantuvo la presión sobre la puerta visitante, sin lograr marcar los tres goles necesarios para calificar a la final y de esta forma, el Barcelona se instala en Berlín a la espera del resultado entre Real Madrid y Juventus.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!