Hace dos años, los Charlotte Hornets parecían ser un problema para el resto de la Conferencia Este de la NBA [VIDEO]. Ascendente con 48 victorias, casi toda la plantilla menor de 30 años y una ofensiva y defensiva entre los primeros 10, el gerente general Rich Cho y el entrenador Steve Clifford habían construido un club en ascenso preparado para competir con equipos como los Celtics, Raptors, Wizards y tal vez incluso los Cavaliers.

Charlotte perdió en la primera ronda de ese año, cayendo un Juego 7 en casa contra el Heat de Miami, similarmente bueno. Pero el futuro se veía brillante.

Los Hornets terminaron No. 11 en el Este el año siguiente, y se sientan No.

11 en el Este ahora mismo. Charlotte está a cinco juegos de los playoffs con una ofensiva de los 10 primeros, a pesar de que su candidato a las estrellas Kemba Walker solo falta dos juegos.

Mientras tanto, todos los equipos con los que se suponía que competirían los Hornets estaban rondando la parte este del país. Miami, el equipo que venció a Charlotte en siete juegos en 2016, vio a Dwyane Wade caminar y Chris Bosh retirarse y aún se encuentra siete juegos por delante de los Hornets. ¿Qué salió mal en Queen City?

No hay disparos

Entre los habituales de Charlotte, solo Marvin Williams (42.9 por ciento), Frank Kaminsky (36.4 por ciento) y Treveon Graham (44.4 por ciento) están lanzando por encima del promedio de la liga (36.3 por ciento) con triples. Esos tres jugadores son responsables de solo el 30 por ciento de los tres intentos de Charlotte esta temporada.

Pero no son solo los tres en los que Charlotte lucha: los Hornets tampoco reciben tiros de alto porcentaje fácilmente. La liga en general está lanzando un 50.6 por ciento en tiros de dos puntos esta temporada. Entre todos los Hornets, solo el resurgente Dwight Howard (53.8 por ciento) es mejor que eso.

Kaminsky , que todavía está saliendo de la banca, no bateará tres tantos con la frecuencia suficiente como para compensar el hecho de que juega lejos de la canasta, donde las tasas de conversión son más bajas. Cody Zeller aún no ha desarrollado una toma de largo alcance, lo que es un problema dado que tira por debajo del 50 por ciento en dos. Por Basketball-Reference.com, Zeller está tomando aproximadamente dos tercios de sus tiros en el aro, pero convirtiendo solo el 52 por ciento de esos. Dada su falta de capacidad de rebote y de hacer jugadas, es difícil ver qué es exactamente lo que trae a la mesa.

No hay profundidad

Hay dos grandes golpes en Cho, el gerente general desde 2011. El primero es su registro de draft es muy inconsistente.

El segundo es que ha construido un equipo que carece de profundidad. Estos dos problemas están relacionados.

Zeller ya tiene 25 años y ha demostrado poco de la habilidad necesaria para ser un jugador confiable de la #NBA. En un mundo de unicornios, sobresale como un pulgar dolorido: no puede disparar a tres, no puede pasar, no puede llegar a la canasta a voluntad. Fue el pick No. 4 de Cho, en un mal Draft de la NBA 2013 .

Kaminsky, la selección de lotería de 2015 que cumplirá 25 años antes de que finalice la temporada, al menos tiene un rango y un beneficio. Pero él no ha estado a la altura de la exageración en absoluto. Michael Kidd-Gilchrist no está cerca del nivel de estrellas que esperaba Charlotte, cuando fue elegido número 2 global en 2012. El jurado estará en la selección de lotería 2017 Malik Monk [VIDEO] por un par de años, debido a su juventud. Cho no ha podido hacer mucha magia más profunda en el draft, y de hecho hizo un muy mal intercambio en 2016 (enviando el pick No. 22 de Charlotte para Marco Belinelli , quien no aportó nada de valor). Esos soplos de aire significan que los Hornets no han podido abastecer al club con jugadores de rotación de primera línea. #Deportes