La temperatura en este momento alcanzan los 38 grados Celsius esta semana en Kumasi, la ciudad en que el atleta Akwasi Frimpong comenzó su viaje para convertirse en uno de los más insólitos competidores de los Juegos Olímpicos de Invierno. Frimpong, de 31 años, se convertirá en el primer atleta masculino de África en competir en los Juegos olímpicos de invierno, y la semana que viene el atleta se encontrara en la ciudad de Pyeongchang que está sumergida por debajo de cero grados.

El agradecimiento a Johan Cruyff

Él dice que tiene a su favor a la súper estrella el fútbol holandés [VIDEO] Johan Cruyff, quien murió en el 2016, pero él está profundamente agradecido por rescatarlo de una vida muy problemática como inmigrante ilegal en Holanda, y también se encuentra agradecido con Lizzy Yarnold, por que ellos quieren probar que las naciones que no tienen estas condiciones climáticas para la competición en invierno, pueden tener éxito en el deporte.

Cuando volví a Ghana y les dije que quería representarlos en los juegos Olímpicos de Invierno, me miraron como si estuviera loco, pero no me llevo mucho tiempo convencerlos”.

El ejemplo más importante para él

“Mira a Lizzy Yarnold [VIDEO]

: es un medallista de oro y no tiene una pista de hielo. No se trata de dónde vienes, sino cuan duro presionas para obtener lo que quieres en la vida, quiero inspirar a la gente de Ghana y en todo el mundo para que se atrevan a soñar. Me tomó 15 años llegar a donde estoy, y he demostrado que la persistencia y el trabajo duro pueden dar frutos”. Frimpong pasó los primeros ocho años de su vida en Ghana, en donde vivió en una casa de cuatro pies por cinco, con su abuela y otros nueve hermanos, pateando una lata para jugar fútbol con amigos del vecindario. Finalmente fue llevado a Holanda.

Donde su destreza de velocidad llama mucho la atención del instituto Johan Cruyff, que lo ayudo a salir de su condición de inmigrante ilegal.

Después de mudarse a la universidad en Utah, en los Estados Unidos, las lesiones le cobraron factura sobre la competencia en pista, a lo que lo llevaron a bobsleigh, en el que representó a Holanda, “tengo tres ambiciones para Pyeongchang: romper barreras y mostrar que las personas de color pueden ser parte de los deportes de invierno, hacer historia para mi país y prepararme para los próximo juegos en el 2022, quiero romper el estereotipo de “Cool Running” e ir un paso más allá, soy una persona optimista”.