Thomas Müller y Robert Lewandowski anotaron un doblete cada uno, ya que el Bayern Múnich le enseñó al Besiktas una gran lección de fútbol y le demostró el poderío que tiene la escuadra alemana, con este resultado prácticamente está garantizado su pase a los cuartos de final. Jupp Heynckes, que guió al Bayern a su primer y único triplete [VIDEO] en 2013, está persiguiendo la misma hazaña de hace cinco años en su último regreso a Baviera.

El primer tiempo fue vital para la victoria

En esta ocasión el entrenador alemán decidió dejar a Arjen Robben y Franck Ribery en el banco de suplentes y en su lugar optó por Kingsley Coman y Thomas Müller para que ocuparan sus posiciones.

Todo esto resultó un golpe maestro. Ambos jugadores fueron fundamentales para el éxito del Bayern [VIDEO], ya que el equipo del Besiktas se rindió después de 16 minutos, cuando Domagoj Vida recibió una tarjeta roja directa por una dura falta al delantero Lewandowski. A partir de ese momento, siempre hubo una gran posesión por parte del Bayern. Coman jugó un papel importante en este primer partido, corriendo hasta la línea de fondo y seleccionando a David Alaba, quien ayudó a Messner a pasar la pelota por todo el campo. El Bayern tomó una ventaja de 1-0 en el descanso pero perdió a James Rodríguez por lesión.

La segunda parte demostró el poderío del Bayern

El Bayern intensificó las cosas después del descanso y duplicó su ventaja apenas siete minutos después de la reanudar el partido, con Coman terminando cada jugada por parte del Bayern, el equipo lucia muy veloz, en estas jugadas involucraba a Müller y Lewandowski para atacar.

Vídeos destacados del día

El Bayern pudo marcar su tercer gol, cortesía de Müller, cuando aprovechó el centro de Joshua Kimmich. Los anfitriones estaban de humor para la fiesta después de estar tres goles arriba del equipo rival, por lo que Lewandowski decidió involucrarse con dos goles en los últimos 11 minutos, lo que realmente golpeó al Besiktas. El primer gol del polaco llegó después de que el portero del Besiktas, Fabri, no pudo aguantar un disparo desde lejos, y Lewandowski reaccionó con la mayor rapidez y no desaprovecho la oportunidad. El segundo gol de la noche fue una jugada en conjunto con el alemán Müller, ya que saco un pase, el cual lo dejo servido en bandeja de plata para que el polaco marcar su doblete.

El Bayern no ha perdido un juego desde finales de noviembre y está alcanzando la mejor forma justo cuando es importante. Ya pueden comenzar a pensar en los cuartos de final y, de esta forma, a nadie le apetecerá un viaje al Allianz Arena, después de esta exhibición que dieron los teutones.