El jugador Adrien Rabiot destrozó a su equipo, el Paris Saint-Germain después de su dolorosa derrota por 3-1 en la Liga de Campeones ante el equipo del Real Madrid, lo que el menciona y sugiere, es que el equipo no tiene la fuerza mental necesaria para poder ganar los partidos más importantes. Rabiot [VIDEO], que puso al PSG adelante en el Bernabéu, no pudo ocultar su frustración ante otro colapso europeo, que se produce solo 11 meses después de la sensacional actiación que tuvieron ante el Barcelona en marzo pasado.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

La declaración del jugador del PSG

En declaraciones a los medios locales, inmediatamente después de la derrota del día miércoles en el Bernabéu, Rabiot dijo: "Está bien y está bien anotar ocho goles más allá de Dijon, pero es en este tipo de partidos, como estos en los que tienes que ponerte de pie y ser firme".

El equipo de Dijon, quien el PSG se impuso por un marcador de 8-0 el mes pasado, no se ofendió por los comentarios de Rabiot y tuiteó: "Hicimos todo lo posible para darle confianza al PSG ante el Real Madrid ... ¡Y así es como nos lo agradecen!". Rabiot continuó: "Estoy decepcionado. Comenzamos haciendo el partido que necesitábamos. Siempre decimos las mismas cosas, siempre hacemos las mismas cosas, y al final, siempre estamos abatidos de la misma manera". Parecía que la historia se iba a repetir así como sucedió en el Camp Nou, cuando el equipo había dado un gran espectáculo contra el Barcelona [VIDEO], pero en España ya no pudieron mantener esa ventaja y el gigante catalán los aplastó, el PSG ha visto en el curso de este partido el mismo escenario, y parecía que era el momento de poder dar un golpe fuerte a un peso pesado europeo, pero todo se derrumbo cuando el equipo blanco le dio la vuelta con los goles de Cristiano Ronaldo y Marcelo, y que dieron una ventaja intimidante para entrar en la segunda etapa.

La frustración de Rabiot

Las frustraciones de Rabiot expresaron la creciente sensación que existe en el PSG, de que la ausencia de una liga local más competitiva, los está dejando sin poder prepararse mejor para la Liga de Campeones. La derrota también reforzó la percepción externa que se tiene sobre el mando de Unai Emery, ya que parece que él no tiene la determinación necesaria para convertir al equipo en campeones de Europa. El alero Julian Draxler compartió la opinión y la decepción de Rabiot, pero insiste en que el partido está lejos de terminar. "Es muy frustrante dejar que el partido se salga de las manos al final", dijo. "Pero no deberíamos ser demasiado negativos. Un 2-0 en casa es claramente posible". El partido de vuelta es en el Parc des Princes, que tendrá lugar el martes 6 de marzo.