Sin lugar a duda el equipo de los Hammers ha cambiado su cara en las últimas jornadas, ya que se nota un ambiente de calma. Este sábado fue muy diferente para el West Ham, además el ambiente entre los fanáticos también cambió en el estadio, en lugar de dirigir las burlas a la gente en los asientos, la multitud en el Estadio de Londres mantuvo toda su atención en el terreno de juego, empujando al equipo del West Ham United a una victoria crucial y dándole una ovación a su jugador Marko Arnautovic después de su cambio. Arnautovic acababa de mostrar su importancia para el equipo y para las esperanzas de supervivencia del West Ham en primera división, aprovechando la generosa defensa del Watford para marcar su regreso con un gol, después de una lesión, esté goles el séptimo gol de la temporada, y para el final no había duda de por qué David Moyes estaba tan feliz de tenerlo disponible de nuevo.

El gusto de David Moyes

West Ham se alimentó todo el partido de su astucia para obtener su primera victoria desde el 16 de enero y avanzar cinco puntos por encima de los tres últimos lugares de la tabla en la Premier League. El delantero mexicano Javier Hernández también hizo una contribución vital, marcando su tercer gol en sus últimos cuatro partidos, y un Moyes muy animado fue un hombre satisfecho al final de una tarde muy tensa. Una forma muy útil de medir la sensación de inquietud que había en el este de Londres [VIDEO] fue que David Sullivan se sintió obligado a emitir unas palabras de “guerra” en el canal de televisión interno del club el sábado por la mañana, pero tomará mucho más que un discurso por parte de los ejecutivos del West Ham para recuperar la confianza de un público cada vez más amotinado.

Se requiere una acción asertiva y fue intrigante escuchar a Sullivan, el poderoso copropietario del club, revelar planes para introducir una nueva estructura en el equipo en verano.

Con este triunfo, el panorama cambia

Gracias a este triunfo y a la recuperación de lesiones del equipo del West Ham, ya que jugadores importantes han regresado y se ha aliviado un poco la forma táctica, y debe haber sido alentador para Sullivan escuchar que la multitud genera una atmósfera positiva durante todo el partido. Michail Antonio y Arnautovic estaban en forma, después de tener problemas musculares, lo que permitió a Moyes inyectar mayor inventiva y dinamismo en el ataque, y hubo momentos en que el West Ham ofreció un gran fútbol, y vislumbró un futuro más brillante, en el cuál ya no se esté peleando el descenso.