En estas épocas, el fútbol moderno está llegando a la etapa en donde el contacto hacia un jugador es igual a una falta, y eso no es correcto, ya que tiene que haber suficiente fuerza para garantizar que un jugador vaya al piso o sea considerado falta, sino significaría que el jugador está mintiendo o engañando. Pero la gran pregunta aquí es: ¿Cuál es el elemento para saber si el jugador está engañando con una caída? Las nuevas reglas no tienen sentido, en realidad es mejor que el jugador sea atrapado durante el partido cuando está intentando engañar o sea descubierto por el árbitro.

Los castigos por engañar al árbitro

Cuando los jugadores intenten engañar o aparentar una falta, el castigo de una sanción de tres partidos o una multa económica debería de aplicarse en todos los casos de engaños que sean comprobados, ya sea que el arbitro los vea o no.

Esto se debería de aplicar a los jugadores que intentan engañar más de una vez en el partido al árbitro durante el partido, como ejemplo podemos poner el caso de Dele Alli del equipo del #Tottenham. Ya que mencionamos al equipo de los Spurs, hubo varias cosas para señalar del partido, como el incidente de Erik Lamela [VIDEO], que logor una falta porque fue muy astuto al meter su cuerpo entre el hombre y la pelota, y gracias a esta astucia, se le marco una falta a favor.

Los contactos no son igual a falta

Por otra parte hay que destacar que los contactos no deben de equivaler a una falta. #Harry Kane por ejemplo, estaba corriendo [VIDEO] a toda velocidad y el portero perdió la cerrera hacia la pelota, lo que significaba que a Kane no le quedó más remedio que intentar salir del camino, y el no intento engañar o fingir una falta con esta oportunidad, pero hay demasiados jugadores por ahí que buscan aprovechar al más mínimo contacto para fingir una falta, y su compañero Alli es uno de ellos, y esté tipo de jugadores necesitan tener más miedo de qué castigo enfrentarán por estar fingiendo faltas.

Hay otro tipo de actitudes que deberían ser penalizadas, como es el caso de tirar de la camiseta en el área, debería ser una penalización y hay que aplaudir a los árbitros que lo hacen, como fue en el caso de Ciaran Clark en el partido de Newcastle. Esta será la única forma que se detendrán los jugadores, lo que es lamentable es que se pongan sanciones por tirar de la camisa, pero luego parece ser que se les olvida y ya no son marcadas, por lo que se necesita tener más consistencia en este tipo de faltas. #Liverpool