Actualmente defiende al Sport Clube Mirandela, en Portugal, el joven Rafael Aflalo, de 21 años, que jugó en el Corinthians, está siendo acusado de homicidio criminal, es decir cuando existe la intención de matar. El portero es acusado de haber atropellado y matado a un ambulante Matheus da Silva Nascimento, de 17 años, en el litoral paulista, en Santos.

El crimen ocurrió en abril de 2017

Las cámaras de seguridad de la Avenida Epitácio Pessoa grabaron el momento del atropellamiento.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

En el momento de lo ocurrido, el joven Matheus es alcanzado por el coche a alta velocidad y arrojado por cerca de 20 metros. En el momento de la tragedia, Matheus estaba acompañado de su padre, que también fue atropellado, pero logró [VIDEO] sobrevivir.

El equipo de rescate del SAMU (Servicio de Atención Móvil de Urgencia) logró reanimarlo. El chico fue llevado a la prisa a la Santa Casa, pero acabó sufriendo un paro cardiorrespiratoria y no resistió.

A través de otro ángulo, es posible ver el coche subiendo en algunas aceras, donde, por poco, no alcanzó otros vehículos que estaban en el lugar. Después de lo ocurrido, antes de la llegada de la policía al lugar del accidente, el conductor llegó a recibir amenazas de residentes y personas que se encontraban en el lugar. El portero fue llevado a la comisaría para rendir testimonio.

A través de los vídeos capturados por las cámaras de seguridad, los expertos apuntaron que Rafael conducía a una velocidad de 102 Km / h, el doble de la velocidad permitida, ya que el límite de la vía era de 50 km / h.

El portero será indiciado por un crimen culposo, cuando hay intención de matar.La combinación de irregularidades en el momento del accidente causó que la Justicia acusara por homicidio calificado a Rafael cuando hay intención de matar.

En el momento del accidente, el guardameta [VIDEO] estaba con su CNH (Carnet Nacional de Habilitación) provisionalmente suspendida Hasta llegó a ser presentado al inicio de las investigaciones, pero las acusaciones no fueron lo suficientemente creibles como para sancionarlo.

El crimen se produjo en abril de 2017, pero el martes, los familiares del joven participaron en una audiencia. La demora es consecuencia del acuerdo entre el abogado del reo y los familiares, que aceptaron la propuesta de aplazar la audiencia.

La acción civil aplicada pide al menos 800 salarios mínimos de indemnización por la muerte del niño. Además de la acción civil, la investigación ya fue concluida por el abogado responsable de la investigación, donde el reo Rafael Aflalo es acusado por el crimen de homicidio intencional.