Ganar el Super Bowl fue sólo el comienzo para las Águilas de Philadelphia [VIDEO]. Fue reconocido ampliamente como uno de los campeonatos más épicos de todos los tiempos. Ahora tienen una temporada fuera para relajarse y sentir la satisfacción por delante de ellos. Pero la misma controversia que han perseguido los últimos campeonatos en otros deportes promete seguir en la primavera.

Es tradición para los campeones de los principales deportes que visiten la Casa Blanca en Washington DC. Ahora, los campeones del Super Bowl tendrán que decidir si quieren o no a hacer lo mismo y cabe mencionar que algunos ya se han bajado del barco.

Decisión de los ganadores del Super Bowl

La polémica de la Casa Blanca suele ser una recompensa por su arduo trabajo en la temporada, aunque, muchos miembros de las Águilas de Filadelfia, campeones del Super Bowl han protestado durante el himno nacional, una acción donde ha sido ridiculizado el presidente Donald Trump en el pasado. No debe venir como ninguna sorpresa, entonces, que muchos de los miembros del equipo no están interesados en hacer un viaje a Washington.

Hasta el momento, al menos tres águilas han declarado su intención de no ir a la Casa Blanca: Malcolm Jenkins, Torrey Smith, y Chris. Los tres son miembros de la coalición de jugadores, un grupo creado para poner el dinero y la actividad en causas sociales en conjunto con la NFL.

Jenkins fue uno de los primeros jugadores que empezó a levantar su puño durante el himno en 2016.

Smith levantó su puño a continuación. Siempre ha apoyado activamente las protestas de sus compañeros donado toda su temporada de sueldo a la caridad y a diversas causas. Por esas razones, los ganadores del Super Bowl incluso podría no obtener una invitación del Presidente Trump.

Latigazo de la Casa Blanca

El Presidente Trump no ha demostrado el amor por protestar contra los jugadores. De hecho, él hizo algunos comentarios bastante condescendientes y amenazantes hacia aquellos en la NFL que, faltaran al respeto a la bandera. El Presidente Trump ha expresado un claro deseo de que los manifestantes deberían perder su derecho a jugar en la liga. Desde entonces, todos los campeonatos se han convertido en un referéndum sobre si la tradición puede persistir con una figura decisiva en la cabeza del país.

Los ganadores del Super Bowl todavía tiene tiempo para decidir si irán a la Casa Blanca o no. Sin embargo ellos pueden tomar la decisión que mas les convenga.