Nadie duda que el entrenador español, Pep Guardiola, es uno de los técnicos más apasionados en este deporte, pero en está ocasión el se encuentra en el ojo del huracán, debido a percance que tuvo con el entrenador Paul Cook, durante la sorpresiva derrota por 1-0 de Manchester City ante el Wigan en la FA Cup este lunes por la noche. Un enfurecido Guardiola salió al terreno de juego después de que al jugador Fabian Delph se le mostrará una tarjeta roja por una falta cometida a Max Power, y más tarde se enfrentó al mánager del Wigan, Paul Cook.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

Los eventos previos antes de la discusión

El incidente comenzó después de que el jugador Delph realizará una jugada muy peligrosa sobre Power, justo antes del descanso, dejando al mediocampista rival tirado en el suelo.

Inicialmente, el réferi Anthony Taylor parecía estar preparándose para mostrar al jugador de Manchester City una tarjeta amarilla, pero después de unos segundos de deliberación, en cambio le concedió un cartón de color rojo. El entrenador del equipo del Wigan, Cook, se quejó airadamente con el cuarto árbitro con respectó a la falta realizada por Delph y debería ser expulsado tras realizar esa dura entrada sobre el jugador y esta reacción que tuvo el entrenador del Wigan mp fue nada bien vista en el banco del City [VIDEO], ya que también estallaron tras la decisión un tanto influenciada por lo gritos de Cook. Se podía ver a Guardiola esperando a que los oficiales y a Cook para que llegaran al túnel, y en una cámara del túnel después del silbido que daba por terminado el medio tiempo, empezó a grabar todo el suceso y la acalorada platica entre ambos entrenadores.

Las palabras de Cook

En una entrevista con un reportero de la BBC después del partido, Cook insistió en que no había "ningún problema" entre los dos técnicos: "No hay ningún problema. Desde nuestro punto de vista, estamos tratando de sacar partido y puntos de todo lo que podamos, desde el punto de vista de Pep, él quiere que el juego se juegue, y correctamente, ciertamente les dimos mucha lucha en todos los frentes porque representan muy bien el fútbol inglés". La tarjeta roja dividió la opinión en las redes sociales. El percance que tuvo Delph se produce pocos días después de que Guardiola se haya quejado de los riesgos a los que su propio equipo se había enfrentado debido a los duros enfrentamientos de los jugadores de la oposición. En el silbido final, los fanáticos de Wigan corrieron al campo y celebraron con los jugadores. Las imágenes de televisión parecían mostrar a Sergio Agüero atacando a uno de los fanáticos del equipo rival, mientras el personal de seguridad rodeaba la sección de seguidores de Manchester City.