Muy pocas cosas son tan molestas para los fanáticos del fútbol que los clichés, y el martes por la noche en Turín, parecía que la Juventus iba a ofrecer una actuación memorable contra el equipo del Tottenham Hotspur, y que desperdiciara todas las técnicas posibles para ganar. El juego, que marcó el primer encuentro entre estos dos equipos, tenía solo 90 segundos de antigüedad cuando Miralem Pjanic conectó un inteligente tiro libre en el área. Gonzalo Higuaín sin pensarlo dos veces lo envió a la esquina inferior, y parecía que su reputación de "asfixia en grandes momentos" aparentemente estaba a punto de caer en este encuentro.

El gran problema de la Juve

Apenas siete minutos después del gol del argentino, se otorgó un nuevo penal para el equipo Bianconero y el argentino con el numero 9 de la Juve tomó la decisión de tirar el penal, y así poder doblar la ventaja y poniendo al equipo local en control de la eliminatoria.

La Juve había avanzado con un gran ritmo en los primeros quince minutos de partido y estaban con el marcador a su favor, y estaban disipando el mito de que "los equipos italianos son duros y defensivos". Pero de repente el equipo de la Juve empezó a retroceder, y le dio la iniciativa al equipo de los Spurs, no importaba cuánto los animara la gente o el animador local del estadio, os jugadores de blanco y negro empezaron a retroceder cada vez más a su propia portería, la persona más decidida en la defensa de la Juve era su portero Gigi Buffon, el jugador de 40 años quería demostrar que todavía podía seguir jugando mas allá de esta temporada.

La gran actitud de los ingleses

El equipo del Tottenham [VIDEO] empezó a sacar la actitud inglesa de "nunca digas nunca" se manifestó a lo largo de la alineación de los visitantes, ganando de repente cada desafío y luciendo mucho más peligrosa a pesar de estar lejos de casa y en contra de un adversario mucho más experimentado.

Hubo una segunda penalización contra el Tottenham, que nuevamente cobró el argentino, pero en esta ocasión lo falló, y desperdicio la gran oportunidad de sentenciar la serie de octavos, en un tiro libre cobrado por Christian Eriksen [VIDEO], vio a Buffon y a su defensa mal posicionados, el danés consiguió un empate que parecía fácil, contra un equipo que no había concedido un gol en este 2018, antes de que este juego comenzara. Para el silbatazo final, los hombres de Mauricio Pochettino habían dominado a la Juve como tantos otros equipos ingleses antes que ellos, disfrutando de casi el 70% de posesión y controlando por completo la segunda mitad del encuentro, este marcador es muy bueno para los Spurs al anotar como visitante.