Los octavos de final de la temporada 2017-2018 de la #UEFA Champions League, arrancaron con un partido enorme en Turín. El #Tottenham de Pochettino llegaba con buena oportunidad de asaltar la casa del equipo bianconeri y actual subcampeón de Europa. Tras años de frustraciones y no dar el siguiente paso, los Spurs dieron uno de los partidos más importantes de su historia copera. Una vitrina sin igual en Europa para mostrar a sus dos cracks; Eriksen y Kane marcaron los goles. Pero lo más impresionante fue la capacidad de reacción y sangre fría tras estar perdiendo 0-2 tras 8 minutos del primer tiempo.

Tras 8 minutos,parecía el mismo Tottenham de siempre.

Descuidado en defensa y con dos goles encajados por Higuaín. Todo parecía encaminado al desastre, pero Harry Kane y los líderes del equipo hicieron el gesto de calma. Y el equipo del norte de Londres, empezó a tocar el balón y el resto fue historia. La Juve se tiró muy atrás y cedió la iniciativa a un equipo que supo vencer el muro defensivo de Allegri. Tan atrás que al acabar el partido, el 2-2 se quedó corto para un equipo azul y dorado que acabó en territorio italiano.

Higuaín marcó 2 veces en los primeros 8 minutos

La #Juventus de Allegri alineó con su clásico 4-2-3-1 con Bendita en lugar de Barzagli por lesión. Chiellini como gran mastín en la central. En las laterales Alex Sandro y De Sciglio con Khedira y Pjanic en la media. Dos pivotes que no son contención y que para este partido, era clave ante la posesión de los ingleses.

Arriba Bernardeschi y Douglas Costa. A lado de ellos Mandzukic y como delantero solitario Higuaín.

El Tottenham de Pochettino con un 4-2-3-1 con Davies y el marfileño Aurier por las bandas. En la central el capitán belga Vertonghen y el colombiano ex Ajax, Davinson Sánchez. En la media los seleccionados Erik Dier (Inglaterra) y Dembélé (Bélgica). Arriba Lamela, Dele Alli y Christian Eriksen [VIDEO]. El danés media punta más adelante para crear paso de balón para el tremendo delantero Harry Kane.

La Juve [VIDEO] metió el primero en el minuto 2. Una falta de tiro libre donde la defensa se quedó dormida en una finta que realizó Pjanic. El bosnio luego mandó un globo a Higuaín que de corta volea definió cruzado para sorprender a Lloris. Al 8 cayó el segundo por la vía del penal. Un centro a Bernardeschi en el límite del área. Davies de manera imprudente fue a cortar con falta. Pipita convirtió de penal para el 2-0.

Kane descontó y Eriksen de tiro libre mandó la ida empatada a Wembley

El Tottenham se fue al frente y la Juve toda atrás de medio campo.

Un planteamiento conocido por Allegri. Higuaín en una contra tuvo el 3-0 pero perdonó con Lloris vencido. De allí el Tottenham no perdió balones en la bomba central. Y con eso llegadas claras como el cabezazo de Kane a un centro con toque de Eriksen que entró por el vértice del área chica. Pero el cabezazo fue a dar al centro donde estaba Buffon.

El gol de Kane llegó al minuto 35, con una Juve que perdió un balón en la salida y que quedó descompasada por primera vez en el primer tiempo. Chiellini perdió el balón y Eriksen pudo mandar un pase a Alli con un punterazo. Alli con pase filtrado y sólo un defensa enfrente, encontró a Kane que venía haciendo la pasada. Harry sacó a Buffon de manera fácil y definió como delantero crack.

La Juve casi se fue 3-1 arriba de manera inmerecida con un talonazo largo y jugada que se creó Douglas Costa. Aurier de mal juego se fue con la jugada y cometió un penal infantil. Higuaín falló el penal al ponerlo en el poste. Otra vez el argentino fallando en momentos clave como le ha pasado en su carrera.

En el segundo tiempo, la Juve siguió atrás pero cortando más el juego. Con transiciones más rápidas y más peligro de contra. Bernardeschi tuvo una de esas contras y recortando entrando al área mandó el disparo que tapó Lloris. El Tottenham siguió con la posesión y tuvo un tiro de Eriksen de fuera del área. En una falta al límite del área (tras una buena pared de Lamela con Alli), vino el tiro bajo y raso que se comió Buffon con la reacción tardía.

Allegri metió a Betancourt en la media para tener más el balón pero fue muy tarde. El Tottenham dio un golpe fuerte en la mesa y en Champions. La vuelta en Wembley es el momento ideal para dar el siguiente paso.