El argentino Leo Messi sabe lo que está detrás del último rumor más loco que implica al Barcelona. La prensa francesa reveló que el director deportivo del PSG sugirió al presidente qatari Nasser Al-Khelaïfi para que proponga un intercambio con el Barcelona. La idea sería intercambiar Kylian Mbappé por Philippe Coutinho con dinero incluido, cantidad cuyo valor no fue revelado. Sin embargo, Leo Messi está completamente libre de preocupaciones y saber exactamente la respuesta del Barça, si el PSG va en serio con esta propuesta alocada.

Mantener a Neymar Feliz

La noticia saltó el lunes en El País y ha causado un enorme ruido.

Los franceses estaban dispuestos a hacer un negocio millonario, intercambiando a dos de los jugadores más caros de la historia.

Pero, al final, ¿por qué querría el PSG perder a un jugador por el que pagó 180 millones de euros, hace tan poco tiempo? El negocio puede parecer extraño, pero la verdad es que detrás del negocio estaría el deseo del PSG en agradar a Neymar.

Mucho se ha hablado de un interés mutuo entre el Real Madrid y el Neymar para una transferencia, y el PSG es el menos interesado en ese negocio. Por eso, los franceses estarían haciendo todo para sostener al astro brasileño, de 26 años. La verdad es que el PSG está haciendo todo lo posible para mantener a la estrella brasileña feliz. Ellos saben que la camisa 10 tiene una personalidad explosiva y el objetivo de Al-Khelaïfi, ahora, es rodearle con amigos para que no se siente tentado por el Real Madrid.

Y uno de sus grandes amigos, sin duda, que es Coutinho. El PSG ya quería firmar el ex Liverpool el pasado verano y ahora quiere lanzarse desesperadamente por el jugador, que entretanto firmó por el Barcelona, ​​como era su gran sueño.

El Barça pagó 160 millones de euros por el brasileño, de 26 años, en ese mes de enero y ya va dando los primeros pasos como jugador culé.

Coutinho ya ilusiona

Contra el Girona, él hizo un golazo, y la hinchada está entusiasmada, con lo que él todavía podría añadir en el equipo.

Por lo tanto, su salida es impensable para todos los aficionados, y Messi sabe la verdad. Y es lógica: el Barça no quiere separarse de Coutinho. No hay negociación posible, con los catalanes. El brasileño acaba de llegar al Camp Nou, en una transferencia que duró casi medio año y que costó unos 160 millones de euros. El Barça no quiere ni pensar en perder al ex Liverpool, después de todo el trabajo y dolor de cabeza.

En el Barça, ven a Coutinho como el sustituto perfecto para Andrés Iniesta y una pieza fundamental para el futuro inmediato, creyendo que los dos magos pueden jugar juntos en el mismo equipo, lo que ya ocurrió. Además, Messi sabe que Mbappé no le interesa al Barça, un equipo que contrató a Dembele [VIDEO]en la última temporada y que se prepara para recibir a Antoine Griezmann [VIDEO]. El equipo no necesita más atacantes. Por eso, ese negocio jamás va a suceder.