El día de hoy 6 de febrero el Manchester United celebró en el estadio de Old Trafford un homenaje a las 23 personas que murieron en el desastre aéreo de Múnich hace 60 años. El director técnico José Mourinho y su actual grupo de estrellas asistieron al evento, mientras que las leyendas de Old Trafford [VIDEO] como Sir Bobby Charlton, que sobrevivió al accidente de avión, se encontraban con el ex entrenador Sir Alex Ferguson. El ex manager del United, dio una lectura una carta, antes de que el actual entrenador del United , Jose Mourinho [VIDEO], y el capitán Michael Carrick colocaran coronas en el estadio del United, Old Trafford.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

El United estimó que había 2000 fanáticos del club allí.

La ceremonia con dos generaciones

En el evento se realizaron diferentes actividades, en las cuales se incluyó lecturas y poemas antes del tradicional un minuto de silencio que se realizó a las 15:03 GMT, marcando el momento del accidente aéreo hace seis décadas.

La ceremonia fue dirigida por el reverendo John Boyers, el cual dejo a Old trafford en silencio a las 15:04, antes de cantar la versión de Pete Martin, el tema de The Flowers of Manchester, el ex guardameta Gregg, que pasó un tiempo en el campo de entrenamiento del United por la mañana cantó junto a Abide, el tema de With me cuando la ceremonia llego a su fin.

Fue una ceremonia hermosa, poderoso, emocional, muy apropiado. Fue muy emocionante estar sentado al lado de Sir Bobby. Fue un placer ser parte de esto. Cuanto más tiempo estés aquí, más crecerás. Vives para el club, estás arraigado en él, se convierte en tu vida. Me dirijo al campo de entrenamiento ahora, hay una pequeña ceremonia allí, cada grupo de edades diferentes ha puesto su muestra de respeto y eso habla mucho del club”. Por otra parte los fanáticos visitaron la tumba del jugador Duncan Edwards que se encuentra en Birmingham para honrar al jugador más joven que fue asesinado 15 días después del trágico accidente aéreo.

El terrible viaje de Múnich

El malogrado avión llevó al joven equipo de Matt Busby, a Múnich desde Belgrado el 6 de febrero de 1958 después de haber alcanzado las semifinales de la Copa de Europa. El avión se estrelló en su tercer intento de despegue en un clima helado, que costó la vida a ocho jugadores y tres miembros del personal del club. Veintitrés personas murieron en total. Charlton y Harry Gregg son los únicos supervivientes del grupo de jugadores que vivieron el accidente. "Las víctimas nunca serán olvidadas, siempre serán recordadas y formarán parte de la historia de United para siempre". La pasión, la determinación y el valor demostrado por el club para continuar en esos horribles momentos han dejado una marca indeleble para siempre".