Nadie pone en tela de juicio sobre el ex entrenador del Barcelona y sus método de juego, además es un apersona muy exitosa y competitiva, de hecho el ha participado en diferentes eventos en el ámbito personal como: el maratón de Nueva York, el Ironman de Frankfurt, un triatlón de 10 horas y un recorrido de 255 km por el desierto marroquí con una mochila de 10 kilos. Pero en el club del Chelsea tendría que aprender a correr, ya que con la directiva actual del equipo de los Blues [VIDEO], dirigida por el magnate Ruso, Roman Abramovich, todos los entrenadores se han enfrentado a ráfagas cortas de éxito y después de ahí la partida del entrenador, un reinicio y después más éxito, en el momento en que el club se encuentre mal, el cambio de técnico es inminente.

Los equipos dirigidos por Luis Enrique

Por parte del técnico español, tiene dos equipos en sus curriculum, el primero fue la Roma, solo estuvo ahí por una temporada, y hay que mencionar que fue una temporada para el olvido por parte del club de la Roma. El segundo equipo al cual dirigió, en el cual hizo una gran historia fue con el Barcelona, el fue el principal responsable de ir moviendo al club de su antigua filosofía, al principio los seguidores del cuadro catalán, estaban dudando de él, ya que fue anunciado como el próximo Pep Guardiola, pero termino alejándolos de su modelo de juego.

Los inicios del entrenador español

La carrera de Luis Enrique comenzó en el Barcelona B, como fue el inicio de Guardiola [VIDEO]. La decisión del actual técnico del Manchester City de no abandonar Cataluña al final de la temporada 2010-2011 habría obligado a Enrique a un cuarto año más, con el equipo de las reservas.

Por lo que el técnico pensó que su carrera se quedaría estacada ahí. Por lo que decidió aprovechar una oportunidad en otro lugar, puede que no haya estado en el famoso estadio Camp Nou, pero ahora tenía el coliseo en el horizonte. "La razón por la que elegimos a Enrique es simbólica", dijo Walter Sabatini, director de fútbol de la Roma. Al final de la campaña, cayeron al séptimo puesto mientras Enrique luchaba por imponer el modelo en el club italiano.

Después de su viaje por Italia, el español por fin tuvo su oportunidad en el Barcelona, se alejaron de la filosofía que había impuesto Guardiola, y dejaron de ser dependientes del control del balón y de la media cancha. En su lugar, utilizó a sus tres delanteros estrellas en ese momento Suarez, Messi y Neymar, con ellos adelante, la filosofía era pasarles el balón para hacer daño al rival. Y todo indica que esta misma filosofía podría ayudar al equipo del Chelsea.