En general, se puede decir que el fútbol sigue siendo la mayor pasión de los brasileños, la fanaticada por el Futbol en Brasil es impresionante, es como si fuese una industria cultural que trasciende las barreras sociales, económicos y políticos. Al mismo tiempo, también es posible notar que la tendencia de profesionalización cada vez mayor del deporte observada en campeonatos y ligas alrededor del mundo no ha sido acompañada en Brasil.

El pasado miércoles 28, se mostró que en nueve años, Brasil perdió el 8% de sus equipos profesionales. La publicación presenta datos tales como el número de clubes registrados con la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF [VIDEO]) en 2009, cuando 783 equipos profesionales estaban registrados, actualmente el número de hoy es de 722 equipos profesionales existentes.

Una caida abismal de equipos

Una caída de más de 60 clubes en menos de diez años muestra que en Brasil, el fútbol profesional sigue siendo un activo reservado para un pequeño número de grandes clubs y medios que mantienen la estructura y la planificación para ejecutar durante todo el año, mientras El 90% de los equipos sólo disputan partidos durante cuatro meses del año.

El informe publicado mostró que un estudio realizado por la Fundación Getulio Vargas (FGV), demostraba que si todos o la mayoría de los clubes afiliados a la CBF, jugasen durante todo el año, el deporte produciría más de R $ 600 millones en el Producto Interno Bruno (PIB) brasileño, representando un considerable aporte para la economía nacional.

El levantamiento también muestra que, para el 90% de los clubes brasileños, el promedio de cuatro meses de calendario anual representa sólo 19 partidos disputados.

En comparación, los clubes de la primera y segunda división del campeonato nacional actúan en 38 partidos solamente en la competición nacional, más los partidos en campeonatos estatales, regionales y copas, como la Copa de Brasil y, en el caso de clubes que representan a Brasil junto a las competiciones los continentes, la Copa Libertadores y la Sudamericana.

Además de la primera y de la segunda división, el calendario oficial de la CBF también cuenta con las series C y D, equivalentes a la tercera y cuarta división nacionales. Al sumar los cuatro certámenes, el total de clubes que tienen un calendario que se extiende por la mayor parte del año es de 128 clubes. El número es muy inferior a países europeos como Inglaterra, donde siete mil clubes actúan en 22 divisiones; Alemania, donde 3,4 mil equipos también se dividen en siete divisiones; o España, que cuenta con 3,2 mil equipos en nueve divisiones.

La desigualdad observada en el calendario se traduce también en otros aspectos como en el número de aficionados, en la renta por patrocinios o cuotas de televisión y, consecuentemente, en el salario de jugadores y funcionarios de clubes.

Además de estos factores, los expertos observan que los clubes brasileños considerados grandes también enfrentan la competencia de los equipos de Europa, donde las mayores estrellas del fútbol mundial [VIDEO], incluyendo muchos brasileños, actúan, recaudando a los aficionados alrededor del mundo.

Los Clubes de Europa son muy superiores

Una encuesta realizada por la consultora financiera británica Delloit en enero de este año mostró que el Manchester United es actualmente el club más rico del mundo, con una facturación de R $ 2,65 mil millones por temporada. En segundo lugar está el Real Madrid, con una facturación anual de R $ 2.646 millones, seguida por el rival Barcelona, ​​con R $ 2,544 mil millones.

El número es considerablemente superior a la renta de los mayores y más rentables equipos brasileños. Como ejemplo, la también británica Ernst & Young muestra que los dos clubes brasileños que más facturaron en 2017 fueron el Flamengo, con R $ 633 millones; y el Palmeiras, con 531 millones.