4

Por 75 minutos un rey egipcio estableció su ley sobre el imperio romano. Pero en las guerras así como en los partidos de futbol, los romanos nunca se rinden y por algo conquistaron gran parte de la ahora Europa Occidental. La Loba quedó viva en Anfield por el buen inicio y final del partido. Los Reds fueron superiores fuera de la introducción y desenlace de esta epopeya que se escribió en suelo inglés. El 5-2 fue el producto de uno de los clásicos recientes de la UEFA Champions League.

Mohamed Salah dinamitó el partido con su golazo a la escuadra y de allí fue el Liverpool liquidando a la Roma con su inigualable juego vertical.

Una tromba en forma de una marea roja. Firminho y Salah con 2 goles y dos asistencias. Mané que falló muchas, tuvo su gol. Un 5-0 a brutal y que parecía definido. Klopp se equivocó al sacar a Salah al 75 y Di Francesco [VIDEO] tuvo cambios que dieron refresco y estabilidad en la media. La Roma metió dos goles que le dan esperanza de ganar 3-0 en la vuelta en casa como ya lo hizo contra el Barcelona. El problema es que este Liverpool se sentirá como pez en el agua buscando la contra y será raro que no marquen por lo menos uno en la capital romana.

Salah y Firminho meten dos goles y además 2 asistencias

El Liverpool salió con un 4-3-3 con Karius, Arnold, Lovren, Van Dijk y Robertson. Chamberlain, Henderson y Milner en la media con el tridente que asusta a cualquier defensa (Salah, Firminho y Mané).

La Roma salió con un 3-4-2-1 con Allison, Juan Jesus, Manolas y Fazio en una línea de tres. La media con Kolarov, Florenzi, Strootman y De Rossi. Dos laterales en la media para evitar las transiciones mortales del Liverpool. Arriba, Nainggolan y Under para crear fútbol para el delantero solitario, Edin Dzeko.

El partido comenzó con 10 minutos buenos de la Roma, ejemplificados en un tiro de fuera del área de Kolarov. Karius (que ha tenido muchas dudas desde que es titular) casi se come el tiro al pasarse y que el cuero pegara en el palo. El Liverpool comenzó a asustar con Salah de espaldas y descargando para Firminho en la pasada. El brasileño mando un centro que paso por el área de manera angustiosa.

La lesión de Oxlade-Chamberlain mejoró al Liverpool con Wijnaldum entrando para dar más balance y para armar los ataques verticales. Al minuto 27, vino el cambio definitivo en la ida. Firminho pudo hacer un globito en la bomba central y dio de una a Mané que perdonó sólo en el mano a mano vs Allison.

Mané tuvo un penal en movimiento que mandó a la luna y un gol bien anulado a pase de Robertson por la banda. El 1-0 cayó en un robó de balón en la media y de allí Salah recibió mucho oxígeno de la defensa, para tirar al ángulo desde la esquina entrando al área chica. Un gol de otro mundo.

El 2-0 cayó en una deliciosa jugada de tres toques, con el Liverpool defendiendo en su zona. Un despeje de Van Dijk y de allí Salah la bajó de espaldas en la media y de una dejó para Firminho. El seleccionado brasileño se quitó a Manolas y de allí filtró un pase para la gacela egipcia que definió de globo ante una salida apresurada de Allison.

En el segundo tiempo se vinieron más goles de los locales. Al 55, Salah entró sólo por la banda tras n buen pelotazo para que Mané empujara el cuero, para que por fin marcara su gol en el partido. El 4-0 fue con Salah [VIDEO] entrando sólo por la banda para quitarse de manera sencilla a Juan Jesús y picotear el balón para un pase cruzado de crack con gran visión. Firminho empujó el balón de manera fácil. El mismo Firminho hizo más tarde el 5-0 con raro gol de cabeza para su hoja de vida.

La Roma se levanta con el cambio de Salah y el ingreso de Gonalons, Perotti y Schick

De manera rara, Klopp sacó a Salah al 75 y de allí la Roma creció en posesión. Además Di Francesco, metió a Perotti, Schick y Gonalons. Perotti jugando en defensa, Gonalons en la media y el joven delantero Schick adelante. El ex Sampdoria avisó con un remate sólo en el área.

La Roma tuvo premio a su presión con el gol de Dzeko. Un error terrible de Lovren midiendo mal un balón largo. De allí la Roma siguió generando con Nainggolan incisivo detrás de los delanteros. El belga metió un tiro dentro del área, tras un centro y mal despeje de la defensa Red. Milner cometió mano y Perotti cobró excelso el penal. No todo está perdido.