Era una fría noche de un marzo de 1999 en Kiev, Real Madrid y Dinamo Kiev se medían en un partido válido por los Cuartos de Final de la Liga de Campeones de la UEFA. Cuando el sorteo dio como resultado este encuentro, todos daban por hecho que el club de Ucrania sería eliminado por el que entonces llegaba como campeón de la competencia para refrendar su título. Pero la sorpresa se daría, y aquella noche sería aún más fría para el Real Madrid y su afición, ya que un tal Andriy Shevchenko los liquidaría y congelaría sus ilusiones de levantar otro campeonato del torneo más importante a nivel de clubes en Europa.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

El formato de la Liga de Campeones de la UEFA era distinto al que hoy conocemos, los clubes que libraban la fase de grupos calificaban a los Cuartos de Final.

En aquella ocasión el siempre favorito Real Madrid se metió al campo de uno de los equipos más ganadores del fútbol ucraniano, Dinamo Kiev. La gran figura del equipo de la capital de Ucrania era un joven delantero de 22 años que aún era una estrella en ciernes.

Andriy Shevchenko ya había llamado la atención de Europa gracias a su actuación en la Liga de Campeones de la UEFA [VIDEO] de la temporada 1997/98, en donde en un partido ante FC Barcelona, el delantero histórico marcó un hat-trick. Pero fue en la temporada 1998/99 cuando el artillero se consagró como tal.

El Dinamo Kiev había calificado como líder del Grupo E por encima del Racing Lens, Arsenal y Panathinaikos, en donde ganó tres partidos, empató dos y cayó en un encuentro. Por su parte, los “merengues” clasificaron tras colocarse en la segunda posición del Grupo C, sólo por detrás del Inter de Milan y por encima del Spartak Moscú y Sturm Graz.

En Kiev se definiría aquella eliminatoria que había arrancado con un empate 1-1 en un partido de ida que se celebró en el Estadio Santiago Bernabéu. La escuadra española llegaba con grandes estrellas como Raúl, Roberto Carlos, Fernando Redondo y Clarence Seedorf, pero ninguno de ellos lograría marcar diferencia.

La sorpresa en Kiev

Eran 81,500 almas las que albergaban las tribunas del Estadio Lobanovsky Dynamo, la afición local sabía que llegaban como víctimas, pero sacar un empate de la “Casa Blanca” los hizo ilusionarse, y aquella ilusión, aquel sueño, se convirtió en realidad y sin duda en una noche inolvidable para los seguidores de los “blanquiazules”.

El arranque del partido fue complicado para los de casa, Real Madrid llegó a Kiev con la ambición de calificar, y sobre todo, recuperar el orgullo que perdió en España. Durante los primeros 45 minutos los visitantes dominaron, pero no lograron concretar. A pesar del domino de los dirigidos por John Toshack, el cuadro de casa logró dar un aviso importante, después de que Fernando Morientes perdiera el esférico, una serie de siete pases provocó que Shevchenko diera el primer aviso.

La segunda mitad con un Madrid ya desesperado fue muy diferente. Con tan sólo 17 minutos del segundo tiempo, Andriy Shevchenko marcó el primer tanto de la noche, dando así respuesta a aquella afición que a pesar de la temperatura, llevaban a alentando al club durante todo el encuentro. La anotación llegó después de que el ídolo del fútbol ucraniano cobrara una pena máxima desde los 11 pasos después de una falta de Illgner. El clavo que selló el ataúd llegó a 11 minutos del final, y una vez más Shevchenko fue el artífice del gol. Ese segundo tanto dejó el global 3-1 y le dio el boleto a los de Kiev a las semifinales.

En la ronda previa a la gran final el cuadro ucraniano quedó eliminado por Bayern München, sin embargo aquella temporada quedó marcada para los de Kiev. Eliminaron al siempre favorito Real Madrid [VIDEO]y su delantero terminó como el goleador del torneo con ocho tantos, 10 si se cuentan los realizados en las rondas previas. Para la siguiente temporada Andriy Shevchenko firmó con el AC Milan, club en el cual se daría a conocer a nivel mundial y pasaría a la historia como uno de los mejores artilleros del fútbol, incluso en 2004 ganó el Balón de Oro.