6

El Real Madrid no juega finales, las gana. Puede ser arrogancia, soberbia, pero el equipo de Chamartín se puede dar ese lujo. Este Madrid es equiparable a ese mítico equipo de Gento, Puskas y Di Stéfano que ganó las primeras 5 Copas de Europa en fila. Desde aquel gol de Ramos [VIDEO] en el minuto 93 contra el Aleti en Lisboa en 2014, todo ha ido cayendo como fichas de dominó. Esta generación ha pasado a la historia europea.

Este Madrid no fue sólido como en otras campañas en la era Zidane (9 títulos y ninguna eliminatoria perdida en Europa). El romance con la Champions rebasa realidades alternas. PSG, Juve y Bayern. El Madrid lo logró con pegada de gigante.

Eso mismo se vio en Kiev. El equipo que es lucha y es belleza, acoge a otra Orejona más a su recinto favorito. Las otras 12 musas plateadas, ya tienen una nueva acompañante.

La lesión desafortunada de Salah cambió el flujo del partido

Zidane salió con el 4-3-1-2 de la final del año pasado en Cardiff. Keylor en puerta con Ramos y Varane como centrales. Carvajal y Marcelo que son los dos mejores laterales del mundo con vocación ofensiva. En la media Kroos y Modric con Casemiro entre ellos. Adelante Isco detrás de Benzema y Cristiano Ronaldo. Klopp: 4-3-3 con Karius y Lovren más Van Djik como centrales. En las laterales los jóvenes pura sangre como Alexander-Arnold y Robertson. La media con Henderson como un contención puro; Wijnaldum y Milner con más vocación ofensiva. Especialmente Milner para enlazar con los tres cometas de arriba como Mané, Firminho y Salah.

El Liverpool fue el que dominó el juego en los primeros 20 minutos del primer tiempo. El Madrid no podía salir de su campo y los de Klopp hicieron una gran presión adelante. En los primeros segundos Salah quiso filtrar un balón a Mané pero Ramos llegó a cerrar. Mané tuvo otra en un pase filtrado pero Varane se barrió bien. Salah tuvo su más clara al minuto 13 con un remate que tapó bien Ramos en el área chica. Cristiano en un destello se fue por la banda para tirar a primer palo de Karius. Al 22 llegó la mejor de los Reds con un tiro de Arnold que tapó bien Keylor.

Al 24 llegó una falta de Salah que no se marcó sobre Ramos. El egipcio fue el primero en agarrar a Ramos; el de Camas con colmillo se tiró junto a el egipcio en un jugada sin intención de lastimar. Salah cayó con todo su peso en su otro brazo sin poder protegerse. A partir de que salió, el Madrid se creció y no miró atrás. Un golpe al hígado del Liverpool.

Benzema jugó un gran partido de espaldas creando jugadas ya en 3 cuartos de cancha.

El Madrid fue peligroso con un tiro tapado a Modric y un centro del medio croata. Nadie como el ex Spur para manejar los hilos del Madrid; otro de un partido enorme. Isco mandó un buen centro a Cristiano pero Karius pudo parar su cabezazo; el rebote a Benzema fue un claro fuera de lugar.

El primer error de Karius fue otro punto de inflexión en la final de Kiev

Tras un poste de Isco en un error en defensa al comienzo del 2do tiempo, vino el show de Karius. El portero alemán regaló un gol a Benzema al estrellarle el balón en un despeje de manos. Antes del gol, el Madrid [VIDEO] ya era dueño del partido. Los Reds empataron al 54 cuando peor jugaban. Un corner y Lovren se alzó para que Mané (el mejor Red) llegara a rematar frente a la salida de Navas.

La chilena de Bale quedará para la historia enmarcada en los libros de oro del futbol

Al 63 llegó la chilena de Gareth Bale que había entrado por Isco de mala final. Marcelo centró y Bale se suspendió en el cielo ucraniano para hacer una chilena improvisada. Un gol de otra galaxia. Otro gol junto al de Zidane y otros más para el Madrid en en finales. Bale metió una chilena donde casi le rebasa el balón, pero que con una de sus largas piernas pudo alcanzar el balón. Bale siempre inconsistente por las lesiones pero con goles en la final de Lisboa, asistencia en Milán y ahora gol en Kiev.

El Madrid tuvo una de Cristiano a la contra donde se dejo llegar por Robertson. Bale tuvo un 2 vs 1 pero no quiso dar a Ronaldo por goloso. Liverpool sólo tuvo un tiro raso de Mané al poste. Bale al 82, mandó un tiro potente que se le fue a Karius. El ex del Mainz, había tenido un susto parecido en las semis vs la Roma. Una Orejona que opaca a cualquier otro título en la campaña. Y decían que no era la era del Madrid.