Los Golden State Warriors firmaron su boleto para la cuarta parte de una película ya conocida contra los Cavs de LeBron James en las NBA Finals [VIDEO]. Que importa que seas el equipo más triplero de la liga, si a la hora buena o puedes convertir en el juego 7. Los Rockets tuvieron a los Warriors abajo 3-2 en la serie pero el tirón de Chris Paul fue un punto de inflexión fuerte. Se veía venir que los de Steve Kerr iban a ganar los dos siguientes sin CP3. No es pretexto para Houston, porque Golden State no tuvo al siempre clave de los dos lados de la duela, Andre Iguodala.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

Los Warriors son un equipo más profundo y donde no sólo anotan dos en momentos clave. Los Rockets agregaron a Paul esta campaña pero fuera de él y Harden, no había otros anotadores consistentes en los momentos de presión máxima.

Por Golden State tienes a Kevin Durant, Draymond Green, Stephen Curry y hasta hombres de banca como Shaun Livingston. Encima Golden State es un equipo que juega gran defensiva y que pasa mejor que nadie en el corte flex el balón para llegar al aro. Dos cualidades que se olvidan cuando se gasta tinta en los periódicos. Dos cualidades que no son evidentes para los aficionados casuales. Por algo han ganado 2 de las últimas 3 finales.

Los Rockets se secaron en la segunda mitad y los Warriors se encendieron a sabor de Curry

La primera mitad fue el reflejo de parte de la serie. Los Rockets dominando el juego. Ya fuera James Harden de tres o Aaron Gordon, el equipo de Mike D'Antoni tomó una buena ventaja de más de 10 puntos. Los Warriors jugaran mala defensiva en ese primer medio y sin poder rebotear ofensivamente.

A pesar de que los dos equipos limitaron los intercambios de balón como en los otros juegos,Houston fue muy superior. Incluso yendo al aro con penetraciones y dejaditas de Harden y Gordon. Encima el alley de Harden a Capela, que ya todos saben que viene pero no pueden parar. Pero con Golden State nada de eso cuenta porque te pueden cambiar el flujo de un juego. Los 11 puntos de ventaja fueron muy pocos.

Houston se enfrío con sólo 7 triples de 44. Una estadística de escándalo. En el juego 2 de la serie, algo similar le sucedió a Golden State pero en goles de campo en general. Trevor Ariza que había sido tan confiable en la campaña falló sus 9 intentos. Gordon se fue 2 de 12 y Harden sólo 2 de 13. Aprovechando esas fallas desde el perímetro, el chef Curry encabezó la remontada en el 3er cuarto. El diferencial de 10-4 puso las cosas 58-53. La banca respondió con Shaun Livingston y también Nick Young con un triple enfático para cerrar ese rally.

El rally de Curry fue la diferencia en el tramo final del 3er cuarto.

Curry metió 9 puntos seguidos con dos triples en esa dotación del guisado picante de Steph. Con la ventaja 64-61, Golden State ya nunca miró atrás. Desde que Curry [VIDEO] regresó de su lesión, Curry ha sido particularmente pernicioso con bandejas al aro pero siendo más físico que de costumbre. Los dos triples en esa racha de 9 puntos de Curry fue con la misma jugada de Bell con un pase a Curry de espaldas al aro y luego haciendo la pantalla en corto.

Mientras Houston se fue activando un poco con tiros libres de Harden o Tucker, Steph seguía con la mano caliente. Incluso un triple donde la naranja tocó el aro y que se metió de manera agónica.

Durant con 34 puntos fue la otra bujía ofensiva

Kevin Durant había sido criticado por no tomar tiros cruciales para ganar los partidos en esta serie. Principalmente Durant fue importante con flotadoras en la primera mitad. Eso ayudó a que los Warriors no se fueran tan atrás en el marcador. En la segunda mitad se encendió de tres pero principalmente jumpers con la marca de Tucker encima. Uno de los mejores tiradores en la historia de la NBA. El diferencial de 9-2 fue gracias a Durant para cerrar el partido en los minutos finales del último cuarto.

Klay Thompson agregó 19 y se quitó el error de ese triple con falta a Harden en el comienzo del partido. Kevon Looney suplió otra vez bien a Iguodala. Un ala pivot no tan lento como Pachulia o West, que hizo lo que pudo para poder defender a los mejores anotadores de los Rockets. Draymond Green dejó atrás su error grave en el Juego 5 y pudo terminar con 10 puntos y 13 rebotes.