3

La historia de los Vegas Golden Knights en esta temporada, es una de la historias más increíbles en las 4 ligas profesionales más importantes de los Estados Unidos en sus 4 deportes predilectos. Un equipo de expansión que junto a los Blues en 1967-1968, llega a la final, en este caso por la Copa de Lord Stanley. Desde que se conformó el equipo en el draft de expansión, no muchos veían a Vegas siquiera pasando a la postemporada. Pero jugadores con colmillo y con algo que probar tenían una misión en la campaña inaugural del equipo en la ciudad del pecado.

Gerard Gallant fue despedido de los Florida Panthers y fue el elegido para ser el head coach de los Knights.

La familia Malool con muchos negocios en Las Vegas y el empresario Bill Foley, se aventaron el paquete de tener la nueva franquicia de la NHL. El equipo se armó con puntales como Marc-André Fleury, William Karlsson o Jonathan Marchessault. Pero nadie pensaba que elevarían su juego para mandar a Vegas a una temporada de ensueño.

Cuando sonó la chicharra del juego 5 de la Final del Oeste contra los Jets, todos esos jugadores veteranos despreciados por sus equipos, podían gritar al mundo del hockey y decir que jugarán una final de Copa Stanley. Los Golden Misfits [VIDEO]han llegado y quieren ir por todo. A esos Misfits no les importó nunca el 500 a 1 de casas de apuestas en Las Vegas para ganar la Stanley Cup en octubre del año pasado.

Tuch y Reaves encaminan el triunfo de Vegas en Winnipeg para ganar la Conferencia Oeste

El primer periodo comenzó de manera fuerte por Vegas como en toda la serie.

Un equipo armado para ir al forecheck y con la habilidad de sus líneas, marcar primero. Así ganaron en la temporada y estos playoffs.El goalie de los Jets, Connor Hellebuyck, tuvo muchos errores en la serie manejando el puck con su stick en el trapecio. Alex Tuch sabiendo eso fue a presionar al portero de Winnipeg para forzar otro error. Hellebuyck despejó bien el puck de su zona, pero en una serie de rebotes, el puck le cayó a Tuch en el slot. Carpenter metió presión y obligó a que el defensa Morrisey estrellara el biscuit en su skate. Tuch definió de gran manera con una media vuelta y snap shot como si tuviera la portería grabada en la mente.

Vegas ganó así el partido del viernes y con una reacción inmediata tras el 1-1 con el gol de Nosek(también forecheck al trapecio). Otra vez la estrategia surtió efecto pero ahora en el juego 5. También ayudo mucho el inicio de Vegas con buenos shifts y un power play. A pesar del penalty kill de los Jets, eso dio ritmo a Vegas en esos primeros 5 minutos.

Winnipeg mejoró tras el gol en contra y pudo empatar con la línea de Bryan Little. Little ganó el faceoff en zona de Vegas para que Morrisey en una jugada preparada metiera un one timer lejano.

A pesar del gol, Vegas pudo neutralizar toda la serie el impacto de Blake Wheeler y de Mark Sheifele. Fuera de ellos dos, a Winnipeg le faltó más apoyo en ofensiva. De veteranos como Matthew Perrault o la joven estrella Patrik Laine. El 2do periodo fue de ida y vuelta con un ritmo frenético. Vegas se fue arriba 2-1 con el defensa Lucas Sbisa esperando que se abriera el carril de tiro. Una vez se abrió el canal, Sbisa mandó su slap shot desde la blue line. El siempre duro, Ryan Reaves, fue el que desvió el puck al alzar su stick. El biscuit se metió al ángulo de la portería de Hellebuyck.

La top line de Vegas (Karlssson, Marchessault y Smith) fueron letales toda la serie con distribución en la producción. En el tercer periodo Vegas jugó gran defensiva con James Neal y Reilly Smith, recuperando pucks en todos lados y especialmente en la barda. Los defensas McNabb y Schmidt no sólo jugaron gran ofensiva en la serie pero ayudaron a secar a Winnipeg [VIDEO] en el último periodo para mantener el 2-1. Los Jets de Maurice se quedaron sin gas. Fleury fue casi inmaculado en la portería de Vegas toda la serie.El ex portero de los Penguins tuvo una actuación decente en el juego 5; el cuarto que fue en el T-Mobile Arena fue su mejor partido de una sólida postemporada. Y pensar que los Penguins lo dejaron ir por apostar por Matt Murray.

El Clarence Campbell Bowl que se le da al ganador del Oeste, ya está en las vitrinas de Vegas en su primera año de existencia.