5

Cubs tuvieron un lento inicio de campaña, al igual que el año pasado. La famosa campeonitis se hizo presente en 2017, pero este año no había excusas. Primero Chicago [VIDEO] vio como Pittsburgh se les escapaba en abril y luego fueron los Milwaukee Brewers. Los Cubbies están a sólo dos juegos de la novena de Craig Counsell. Los Cubs han ganado además 4 juegos en fila (18-12 de visita en la campaña). Los Cubs quieren recordarles a todos que en la Liga Nacional ellos son candidatos a llevarse el banderín.

El pitcheo abridor ha mejorado

La ofensiva se ha calentado con 54 carreras en estos últimos 10 juegos. El problema de Chicago ha sido el pitcheo abridor desde el año pasado.

En esta racha sólo han permitido 24 carreras en este lapso exitoso para los de azul y rojo. Yu Darvish y José Quintana han sido decepciones en el pitcheo abridor además de la inconsistencia de Tyler Chatwood. Quintana ha sido el que ha mejorado recientemente. El colombiano (4.30 ERA y 6-4) tuvo blanqueada de seis innings y sólo 3 carreras. Jon Lester y Kyle Hendricks son los aces de la rotación. El joven Profesor y su cambio de velocidad más sinker, han ayudado a los Cubs a poder pelear en la Central.

Los Cubs han recibido sólo 24 carreras en los últimos 10 juegos. Chatwood sigue dando bases por bola al por mayor y Mike Montgomery está cerca de quitarle su puesto en la rotación. Yu Darvish por lesiones no ha podido siquiera ser el pitcher que esperaban los Cubs cuando dejaron que se fuera Jake Arrieta.

Jon Lester lidera la rotación (2.44 ERA) y pudo ganar el domingo al lanzar 7 innings sin carrera contra los Mets. El cutter que termina en los pies de los diestros es su mejor pitcheo; más si tiene comando de su sinker y recta más el cambio y curva como pitcheos secundarios. Lester puede usar su cutter para iniciar o acabar cuentas. Es su pitcheo estelar.

La ofensiva ha podido batear mejor con hombres en base y Báez lidera los bates de Chicago

Fuera de un slump enorme de Addison Russell, la ofensiva está haciendo click en todo sentido en la racha. Albert Almora Jr. ha sido usado como leadoff. Cuando ha jugado es un lujo tenerlo en center field al convertir dobles en outs. Además su promedio de .371 ha sido de lo más consistente para el equipo de Joe Maddon en estos dos meses de campaña. Almora siempre letal contra los zurdos, ha podido balancear esos números con lo que le batea a los diestros (.353 contra zurdos y derechos con .301).

El mago boricua de las segunda base, Javier Báez, es el MVP de los Cubs en ofensiva en la campaña.

Javy (.270) tiene 14 HR y 45 remolcadas. Báez es primero en el viejo circuito en remolques con 45. No es que Báez sea otro al de siempre. Sigue teniendo ese swing de todo o nada y con poca paciencia en el plato por esa agresividad (sólo 7 pasaportes en 211 turnos al bate). Báez es un mago con su cuero en segunda base, pero también corriendo en las bases. Javy tiene 8 bases robadas en la campaña (9no en la liga Nacional) sumado a su robo de home el domingo contra los Mets.

Rizzo y Zobrist se han calentado tras pobres inicios. Rizzo [VIDEO] ya tiene .245 de promedio tras estar apenas arriba de la línea Mendoza casi todo abril y parte de mayo. Anthony batea .344 en los últimos 15 partidos y ya parece el mismo de siempre. También la confianza de Joe Maddon de seguirlo poniendo como cuarto bate a pesar de ese slump. Kris Bryant sigue siendo sólido como tercer bate con .289 de promedio. Kyle Schwarber lleva 11 HR y 48 remolcadas siendo ese bate de poder en la segunda parte del lineup de los Cubbies. Su cambio alimenticio le ha sentado bien tanto en la caja de bateo como persiguiendo los elevados en el jardín izquierdo.

El utility Tommy LaStella es un lujo para Maddon que gusta de rotar sus piezas. LaStella puede jugar tercer base o cualquier parte del infield. A pesar de sólo 12 remolcadas. Jason Heyward ha revivido su bate después de duras críticas desde que llegó a los Cubs. Heyward está de 23-12 en sus últimos 5 juegos. Los Cubs han estado esperando a este Heyward desde el contrato millonario de hace años. Heyward no bateaba así desde 2015 cuando estaba con los St. Louis Cardinals.

Los Cubs podrán buscar un bate o un brazo más para la rotación en julio. Eso si los de Wrigley Field están de vuelta y la liga Nacional debe tomar nota.