Las festividades de mitad de campaña en MLB comienzan siempre con el lunes en julio de HR Derby. Si bien el All Star Game es el platillo gourmet, el HR Derby siempre es un rico aperitivo. Incluso para fans casuales siempre es un evento que entretiene. Pero la edición 2018 en Nationals Park, será recordada por ser de las mejores ediciones. No sólo la final, pero muchas llaves se definieron en los últimos segundos. Además de que el nuevo formato de tiempo y de descansos ha ayudado a que el Derby sea más digerible, el show de los sluggers este año fue monumental.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

El formato de dos llaves por lado era simple; el slugger con más HR en su tiempo de 3 min avanzaba. Si los bateadores conectaban dos HR de 440 o más pies, se te daba un bono de 30 segundos muy valioso.

Además de eso, los sluggers podían pedir un descanso de 30 segundos para acomodar mejor las ideas y descansar. Muchos se encendieron tras esos descansos. Antes no había tiempo en las llaves y eso hacía muy largo el Derby. Este año, Aaron Judge no defendió su título de 2018, pero el niño dorado de la película (Bryce Harper) quería ser el hombre del afiche al encontrarse en su parque.

En total fueron 221 HR en el Derby (la mayor cantidad en la historia del torneo). A pesar de tener 55 HR en total (Schwarber), no le alcanzó en la final para perder con Bryce Harper (44 en total en todo el Derby).

Harper pudo derrotar a Schwarber con 9 HR en los últimos 47 segundos

Rhys Hoskins de los Phillies comenzó la fiesta con 17 HR. Un swing largo y fluido del que apenas está en su primera campaña completa en las Mayores.

Vídeos destacados del día

Hoskins tuvo el bono por 2 HR de 440 o más pies y eso fue suficiente para vencer al inicialista Jesús Aguilar (Milwaukee Brewers).

En la siguiente llave, el catcher convertido en jardinero de los Cubs, Kyle Schwarber, empezó a dar un show al tatuar la bola con su madero. Un swing veloz y elevando de gran manera la bola. Además de eso jalando al jardín izquierdo para mandar líneas fulgurantes al 2do piso. Alex Bregman de los Astros, optó por más cantidad que distancia, pero no le alcanzó al quedarse apenas fuera con 15 HR por 16 de su oponente.

En el bloque de las otras dos llaves, Bryce Harper entró ante una electrizante ola de aplausos de sus fanáticos en su parque. Harper con su swing de látigo tuvo potencia y elevación. Freddie Freeman de los rivales Braves, no pudo superar a Harper. El de los Nats conectó 13 por 12 de Freddie, que optó por no cambiar su swing de irse a la banda contraria al jardín izquierdo. En la otra llave, el sorpresivo Max Muncy de los Dodgers fue el que más elevación dio a la bola en la 1era ronda.

El ex pelotero de los Charros de Jalisco en la LMP, superó los 16 HR de Javier Báez de los Cubs.

En la 2da ronda, Rhys Hoskins cayó eliminado en una gran batalla contra Schwarber. Kyle de Chicago pudo superar los 20 HR del de los Phillies, con un segundo quedando en el reloj. En el otro bloque, Bryce Harper aprovechó a un cansado Max Muncy (13-12).

Ya en la gran final, Schwarber se vio cansado y empujando muchas veces la bola para angustiosos pero efectivos cuadrangulares. Kyle tuvo 18 HR con una gran racha en el último minuto, para meter presión a Bryce. Harper tomó dos descansos en la final, porque estaba fuera de ritmo. Su padre Ron le empezó a tirar más adentro, que es la zona de poder de Bryce para que jalara al jardín derecho. Harper tuvo sólo 4 HR cuando pidió su primer descanso con 2:38 en el reloj. Tras el segundo descanso es cuando vino la seguidilla de pura madera y lluvia de palos de cuatro esquinas. Harper tuvo 9 HR en los últimos 47 segundos para empatar los 18 de Kyle. Con el bono en su poder, pudo tener un walk of HR para ganar de manera épica el Derby.

Harper se convirtió en apenas el tercer jugador en ganar el Derby en su propio parque. Harper tuvo el 2do, tercer y cuarto HR más largos del torneo. De los 45 HR que conectó, 15 fueron de 440 o más pies. Mucha gente recuerda el HR Derby de 2008 con los 28 cuadrangulares de Josh Hamilton (1era ronda) en el último All-Star Game en el viejo Yankee Stadium. Pero este rally de Harper para ganarlo todo quedará como otro gran momento en la historia del Derby de palos de vuelta entera.