Un monumental inicio de temporada ha demostrado el equipo “Los Gunner”, al apabullar 5 goles a 1 a los parisinos de Tuchel en la pretemporada que juegan ambos conjuntos en tierras de Singapur. Los primeros dos cotejos han causado buenas sensaciones sobre el técnico Emery, quien empató a un tanto contra el equipo del Atlético de Madrid, y le endoso una “manito” de 5 goles contra 1 al Paris Saint Germain.

Rompiendo esquemas

Durante las últimas dos décadas, el francés Arsene Wenger fue el encargado de dirigir al conjunto londinense, durante sus años como entrenador, tuvo etapas buenas y etapas malas, pero la confianza de la directiva del club en Wenger era inamovible.

Quizás el equipo cañonero buscaba crear una fórmula similar a la que realizó Sir Alex Fergunson con el Manchester United, donde ganó ligas, FA Cup, Copas Inglesas y Champions League. Para mala fortuna de Wenger su historia no sería la misma.

En el último año, el Arsenal, no logró levantar trofeo alguno, e inclusive se alejó de los primeros lugares de la Premier League. Esto forzaría la salida de Wenger del banquillo del club, y en detrimento, llegaría Unai Emery para comandar al club durante la siguiente campaña. Desde el arranque de pretemporada, ha dejado buenos sabores de boca, debido a la compenetración de los jugadores en el campo, así como los resultados obtenidos en los encuentros disputados. Esperemos que se sigan viendo resultados similares, y Emery pueda llevar al Arsenal a ocupar puestos de gloria, como estaba acostumbrado el equipo años atrás.

Vídeos destacados del día

Manita al Paris Saint Germain

En juego de exhibición y cumpliendo con el cronograma de la pretemporada [VIDEO], ambos equipos chocaran en el país oriental de Singapur. En este juego, el técnico salió con todos sus “caballos de guerra”. Nombres como Lacazzete y Metsu Ozil son los que comandarían la goleada del Arsenal sobre el conjunto de la ciudad de París.

Los goles vendrían de la mano de Lacazzete en dos ocasiones; A esto también le aportarían con una diana cada uno Holdgins, Metsu Ozil y Nkethia. En este partido el Arsenal mostró cartas que no se veían desde hace algún tiempo en su estilo de juego: ataques mortales y llenos de peligrosidad, solidez defensiva y dominio total en el mediocampo.

Algo que llamó la atención de varios expertos deportivos, fue observar durante gran parte del juego a Emery con una pizarra en la mano. Quizás se encontraba creando estrategias o jugadas. Este hecho llamó la atención, puesto que, muy pocas veces se observó a Arsene Wenger en sus dos décadas hacer esto.