Francia y Bélgica dieron uno de los mejores partidos de esta Copa del Mundo en Rusia. La semifinal cumplió a las expectativas de dos selecciones con buen trato del cuero entre líneas y explosión en corto o siendo verticales. Pero en este Mundial y el futbol actual, muchas veces todo se decanta por la pelota parada. Francia ya había destrabado el juego de cuartos de final contra Uruguay con una cabezazo de Varane en un tiro libre. Ahora fue Samuel Umtiti el que se adelantó a primer palo a Fellaini para el 1-0 de Francia contra la generación de oro de Bélgica.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

Francia llegaba como favorito a este Mundial. Una selección con profundidad de dos o hasta tres cambios en cada posición; sin mencionar a los que se quedaron fuera.

En esta Copa del Mundo, Deschamps tildado a veces de defensivo, no le había soltado la correa del todo a su equipo. Y eso es lo que da todavía más miedo. Pero Francia se adecua al rival y las circunstancias.En la fase de grupos ganó con lo justo. En 8vos contra Argentina mostró aun más ese poder en el contragolpe con su velocidad sobrehumana. En 4tos contra Uruguay pudo ganar con madurez y paciencia. Esta Francia es como un camaleón y eso es lo que la hace un gran equipo.

Perlas como Mbappé que se ven potenciadas jugando con delanteros como Griezmann o un Giroud que es físico pero ayuda en labor sucia. Dos laterales como Pavard y Hernández que no eran titulares en el proceso. O la media exquisita con Pogbá que parece motivado y el que deslumbró en la Juve. Kanté 15 pulmones de los galos y que además de robar cuero como nadie también tiene buen pie .

Vídeos destacados del día

Raphael Varane y Umtiti forman un dupla de entrales enormes. Y un portero subestimado en Europa. Hugo Lloris fue clave en cuartos y hoy en las semis.

Francia derrota por 1-0 a Bélgica en San Petesburgo, para ir a su 3era final de Copa del Mundo

Francia de Deschamps salió con un 4-2-3-1 con Lloris en puerta más Varane y Umtiti en la central. En las laterales los jóvenes Pavard y Hernandez. La media con Paul Pogba y N'Golo Kante para luego tener una línea de tres con atacantes con desequilibrio. Mbappé, Griezmann y Matuidi. Kylian atacando por fuera con Griezmann con esa libertad de no estar en el área y ser clave en las transiciones. Junto a ellos un medio centro con vocación dual como Blaise Matuidi. Arriba como centro delantero solitario, Olivier Giroud, para pivotear y ganar duelos personales.

Roberto Martínez mandó un 3-5-2 con la novedad de poner a Dembele en la línea de 5. Una función de más físico y de retener cuero. Junto Dembele estuvieron Fellaini, Witsel y también Chadli como extremo.

De Bruyne jugó en esa línea de 5 pero con mayor libertad para poder flotar cerca de la media y detrás de Hazard y Lukaku.

Bélgica se hizo con el balón. Hazard tuvo la primera llegada belga con un pase de De Bruyne de espaldas cerca de la banda. Hazard cruzó mucho su tiro. Eden se dio un gusto al superar a Pavard por la lateral. Con su cambio de ritmo en corto se metió al área y Varane casi mete su tiro en propia puerta. En un tiro de esquina en segunda jugada, vino una gran media vuelta de Alderweireld. En muchas jugadas De Bruyne y Hazard llegaban como querían.

Francia reaccionó al 31 con un centro de Pavard y remate con la nuca de Giroud. A partir de allí, Griezmann se empezó a sentir más cómodo creando en las transiciones de Francia y ayudando a la creación de jugadas. Encima de todo Kanté empezó a ser la muralla de siempre y eso permitió la mejor proyección de Pogba al ataque. Griezmann al 34 robó en la bomba central y mandó un pase largo a Mbappé que la bajó de una a Giroud dentro del área. Giroud estuvo muy impreciso todo el partido a pesar de su buen sacrificio. Francia acabó mejor el segundo tiempo con un pase filtrado de crack de Mbappé a Pavard; Courtois salvó el tiro de Pavard con su pierna en un gran achique.

En el segundo tiempo llegó al 51 el gol de Umtiti y Francia reculó con Bélgica encima. Mbappé tuvo un taco de fantasía para Giroud dentro del área pero Dembele despejó de gran manera. A partir de allí, fue todo Bélgica. Con la entrada de Mertens, los belgas llenaron de centros el área de Francia. Witsel tuvo un tiro al 81 que sacó bien Lloris. Lukaku nunca fue factor en el juego y eso fue decisivo en el partido.