Lo que era un secreto a voces, el día de ayer en el All- Star Game de MLB en Washington, ya es una realidad. El ahora shortstop y también ex Oriole, es el nuevo jugador de la novena de los Dodgers. El equipo de Dave Roberts va por todas las canicas, por otro año más. Sin duda, que el quedarse tan cerca de ganar la Serie Mundial el año pasado, sigue siendo una espina clavada en lo hondo en LA.

La alta inversión de la directiva, encabezada por Magic Johnson y otros, no se puede dar el lujo de quedarse, otra vez, sin el trofeo. El año pasado fue el bombazo de Yu Darvish a mitad de campaña, pero ese les explotó en las manos en el Juego 7, contra Houston en la World Series.

Con Manny Machado esperan sea todo lo contrario.

Machado llega a los Dodgers con la encomienda de ganar World Series o fracasar

El problema para los Dodgers parece que ya pasó en la campaña. A pesar de muchas lesiones y un lento inicio, acabaron la primera mitad como líderes de la división Oeste. El renacer de Matt Kemp y el surgimiento de Max Muncy ayudaron en ofensiva.

Y en el pitcheo abridor, Kenta Maeda y Ross Stripling pudieron brillar, ante la ausencia de Clayton Kershaw. Es por eso que la directiva fue por otro bombazo, a mitad de julio al adquirir a Manny Machado. El problema es que es sólo un alquiler de 3 meses. Es la clásica disyuntiva de un equipo, que quiere ganar, que hipoteca parte de sus grandes prospectos y futuro por un pez gordo.

Si bien sólo dejaron ir al jardinero cubano Yusniel Díaz (3er prospecto en la organización y 84 en general) y otros 4 prospectos menores, es sólo una renta de pocos meses de Machado.

Vídeos destacados del día

Los Orioles no mandaron dinero para pagar los 6.3 millones, que recibirá Machado por lo que resta de la campaña. Los Dodgers tampoco quieren pasarse de la nómina de 197 millones y no pasarse del impuesto de lujo.

Machado es de los peloteros más completos en la actualidad. Machado (jugando esta campaña en las paradas cortas por petición) puede ser acomodado en esa posición, perfectamente porque Corey Seager se perdió toda la campaña por lesión. Los Dodgers habían estado utilizando a los utilities Chris Taylor y Kiké Hernández en esas posiciones. Ambos siendo muy productivos.

Machado está teniendo a sus 26 años, el mejor momento de su carrera. Manny está bateando .315 de promedio y .575 de slugging. Los 24 HR van en camino, para que pueda superar los 37, que tuvo en 2016. Las 65 remolcadas también parecen que se convertirán en 100, para que sea también su mejor campaña en ese rubro. Los Orioles lo hicieron debutar en 2012 y ese año los Orioles regresaron a los playoffs, como Wild Card (por primera vez desde 1997).

En esas novenas de Buck Showalter, pudo llegar a la postemporada también en 2014 (Serie de Campeonato vs KC) y 2016. Esos Orioles se van a reconstruir con Showalter saliendo del equipo y también el líder y center fielder Adam Jones, entre otros.

Para Machado y los Dodgers es World Series o fracaso. La organización ha perdido muchas Series de Campeonato de la Liga Nacional (con Joe Torre por ejemplo), pero el quedarse cortos, el año pasado, dolió bastante en LA. De nada sirvieron las más de 100 victorias. Y no será fácil con los Chicago Cubs de Joe Maddon, con otra buena campaña o los D-Backs y Rockies, apretando en la división del salvaje Oeste.

Machado tiene las credenciales de ser de los mejores del juego

Machado es un jugador fantástico, que se destaca en cualquier parte del juego. Ya lejos quedaron para él, malos momentos como su lesión de rodilla y lento inicio, como lo fue el año pasado. Machado sólo tiene un Guante de Oro (2013), pero es un hombre que ha hecho de los más bellos lienzos beisboleros, que se recuerden en tercera base. Un gran alcance y brazo para poder tirar casi desde la grada. Y ahora que él pidió el cambio a jugar en las paradas cortas, sigue haciendo grandes jugadas.

En su bateo es un hombre que hace todo. Te puede batear para contacto, poder y además ser paciente en la caja. Además, ya lleva 3 campañas seguidas jugando, al menos más de 150 partidos. Si a eso le sumamos sus 30 HR y 30 dobletes por campaña en ese mismo lapso, estamos hablando de un pelotero que es de los mejores a la a par de un Mike Trout, Jose Altuve o Nolan Arenado. Eso si los Dodgers necesitan ayuda, también en su bullpen, que es una enfermería.