6

El Mundial de Rusia 2018 sigue dando sorpresas. El ahora Mundial llamado, el cementerio de las grandes selecciones, dio otro batacazo de proporciones históricas. La mayor sorpresa había sido la eliminación de Alemania en fase de grupos. Pero la otra gran sorpresa se dio el día de ayer, con la eliminación de España en penales contra Rusia. El anfitrión eliminó a una de las favoritas para pasar a cuartos. Rusia con su estilo y limitaciones, han sabido ganar a su manera los partidos.

Rusia, a diferencia de Corea y otros anfitriones, no ha tenido que acudir a un arbitraje guiado. Si bien el Grupo A con Egipto, Uruguay y Arabia Saudita era manejable, nadie pensaba que Rusia podía pasar, siquiera como segunda del sector.

El primer juego contra Arabia le permitió a Cherchesov descubrir que dos suplentes como Dzyuba y Cheryshev podían ser claves en ofensiva. Dzyuba fue titular contra España y su capacidad de poder ganar en el juego aéreo ayudó a ocasionar el penal de Gerard Piqué al alzar de más la mano.

Rusia jugó atrás y, poco a poco, se fue metiendo en el partido. Una España con mucho toque, pero sin profundidad. Poca ayuda en exteriores o interiores para desequilibrar en el último toque en 3 cuartos de cancha. Más de mil toques no ayudan en el futbol actual, con equipos que escalonan bien su defensa. Isco fue el mejor pero al ser el eje de esta selección, mucho se obligó de manera indirecta a pasar el cuero por sus pies. David Silva do un partido flojo. Un tránsito lento de lado a lado sin siquiera paredes.

Vídeos destacados del día

Rubiales acabó con el esquema de Lopetegui, al despedirlo de manera inexplicable. Un capricho del presidente de la RFEF, que lleva pocos meses en el puesto. El ingrediente perfecto para desestabilizar, aún más el juego lento de España de mucho toque. Tormenta perfecta y con la conclusión de un fracaso monumental, ante la anfitriona en 8vos de final.

El penal de Piqué hundió a España contra Rusia en los 8vos de final

Rusia salió con 5-3-2 con Akinfeev en puerta con Kudriashov, Ignasevich y Kutepov en la central. Junto a ellos en la lateral Zhirkov y Fernandes. Zobnin, Kuziaev y Samedov, en la media más Golovin y Dzyuba arriba. No Cheryshev o Smolov. Por alguna razón, a Cherchesov no le gusta juntar Dzyuba con el talentoso Smolov. Golovin el de mejor pie del equipo y un gran media punta.

El gol tempranero de Ramos encima de Ignasevich, que luego fue marcado como autogol, parecía augurar una goleada. Pero Piqué al 41 alzó la mano de manera irresponsable y tonta para no permitir un cabezazo a Dzyuba.

Un delantero grande, que tiene esa misión de pivotear o aprovechar en pelota parada su juego aéreo. Dzyuba metió otro gol más a su cuenta en Rusia para mandar el juego 1-1 al medio tiempo.

Cheryshev y Smolov entraron en lugar de Samedov y Dzyuba. Rusia tuvo destellos de posesión, pero fue estéril con el cuero. Iniesta entró por Silva, pero no pudo replicar su buen juego por la banda o con paredes por el medio. Aspas que también entró, avisó con dos remates dentro del área. El dudoso Akinfeev paró todo por Rusia.

La más clara de los de Hierro en el tiempo extra, llegó con la entrada de Rodrigo. El delantero del Valencia dejó pasar un pase, entre sus piernas por la banda y se fue sólo por rematar ante Akinfeev. En la tanda de penales, Akinfeev detuvo por el medio a Koke del Aleti y Aspas del Celta, también con los pies. Rusia está en semis, pero su rival será una dura Croacia.

Otros partidos de octavos

Croacia sufrió y no mostró su mejor fútbol, pero le alcanzó para eliminar a Dinamarca en una tanda de penales de porteros. El gol del defensa Jorgensen al 1 fue replicado por Mandzukic al 4. Dos goles de carambola dentro del área y con remates a centímetros de la línea de cal. Croacia tuvo su juego de posesión, pero con la profundidad que la ha puesto como una de las más vistosas del Mundial.

El segundo tiempo fue para una mejor Dinamarca. Kasper Schmeichel volvió a ser una muralla. En el tiempo extra, cuando mejor jugaba Dinamarca con la entrada de Sisto (que de manera rara no inició el partido), vino un pase filtrado de mago de Modric. Jorgensen le hizo falta a Rebic para el claro penal. Schmeichel adivinó el tiro a un lado de Luka. En los penales, Schmeichel atajó 2 penales más, pero Daniel Subasic de Croacia atajó 3.