4

Los Colorado Rockies de Bud Black parecen enfilados a otra campaña en donde puedan tener un cupo de playoff. Después de caer el año pasado en Chase Field (vs los D-Backs) en el juego de Wild Card del viejo circuito, los Rox quieren tener más éxitos en postemporada. Los Rockies empezaron muy lento la campaña en cuanto a ofensiva. Pero a partir de junio, el equipo volvió a mostrar esa identidad de dar palos en Coors Field.

La diferencia ha radicado en el pitcheo abridor en casa, donde siempre ha sido difícil para los pitchers, la altitud de las montañas rocallosas. El otro factor clave ha sido el que el equipo ha ganado de manera más consistente en la carretera.

La gran racha además ha sido más valiosa, porque ha sido contra equipos jugando pelota arriba de .500. Los Rockies pudieron hilar un récord de 30-16 en los últimos 46 juegos y todos ante rivales que juegan arriba de .500 de porcentaje. La racha de triunfos en un lapso de 46 juegos, es una marca histórica en el viejo circuito; sólo los Phillies en 1926 lograron dicha hazaña.

Los Rockies de Arenado y Blackmon quieren ganar el Salvaje Oeste de la NL

Colorado está a un juego y medio de los D-Backs en el Oeste de la NL. Ya ni siquiera los Dodgers les preocupan tanto, con el colapso reciente de la novena de Dave Roberts. Nolan Arenado, uno de los mejores sluggers en los últimos años en MLB, había dicho que quería ganar cuando el equipo estaba en una mala racha. Ese berrinche de Arenado pudo haber funcionado para reactivar a sus compañeros en la 2da mitad de temporada.

Vídeos destacados del día

Arenado es el líder del equipo en promedio con .308.

Arenado es el líder del clubhouse y sus números en remolcadas (88) y cuadrangulares (30) lo prueban. El 4 veces ganador del guante de oro, es 2do en el viejo circuito en HR, sólo detrás del hombre de la salsa y MVP de los Cards (y tal vez de la NL), Matt Carpenter. Arenado es uno de los peloteros más completos de todo el orbe. No por nada es pelotero de más de 30 HR y 100 remolcadas las últimas 3 campañas. Números de videojuego. Su promedio de .341 con cuenta de 0 bolas y dos strikes es algo que no es común, aún con los sluggers de etiqueta. La mecánica de bateo de Nolan de alzar un poco su back foot, antes de dar el paso con su pierna de adelante, es algo que no se recomienda del todo. Pero el béisbol es una liga de copia de éxito. Ese cambio de mecánica, lo ha aplicado desde 2015 y vaya que ha funcionado.

Además de Arenado, el center fielder Charlie Blackmon es otro que, a pesar de un bache en agosto (.207 de promedio), sigue contribuyendo a la ofensiva.

El barbón All-Star tiene 22 HR y 53 remolcadas, pero lo más importante es que siempre está en las almohadillas para poder anotar. Blackmon es líder en carreras anotadas en la NL con 92. Como leadoff o 2do bate enciende la pólvora siempre de esa gran ofensiva. El shortstop Trevor Story ya no es sólo guante, sino un peligroso madero con más de 20 HR y 80 remolques. Story es el más productivo shortstop en las mayores en cuanto a RBI y sólo detrás de Lindor de los Indians, en cuanto a cuadrangulares. Como cleanup o 5to bate, ha sido un pilar ofensivo de Colorado.

Jon Gray y Kyle Freeland han cargado a la rotación inclusive en el difícil Coors Field

No es nada nuevo, el hecho de que en Coors Field siempre batallen los pitchers. Antonio Senzatela y Germán Marquez no han sido los del año pasado, pero Jon Gray y Kyle Freeland han cargado a la rotación abridora. El greñudo Jon Gray (a pesar de una ERA de 4.67), fue bajado a las ligas menores temprano en el año, pero le ha servido para tener seis salidas de calidad en 7 intentos. Gray ya no sólo es un lanzallamas con su recta de 96; su slider y curva han sido más parte de su arsenal con ventaja en las cuentas.

Kyle Freeland (2.96 y 11-7) ha sido el ace de Colorado en mayo, julio y agosto. El joven en su 2do año en MLB, ha podido tener mejor comando de su recta y cutter. Con eso ha podido usar su cambio de velocidad para obtener barras de cacao y rolas. Su slider es otro pitcheo secundario, que le ayuda a desgranar outs, pero por la vía del elevado. Freeland ha dejado de hacer una pausa en su mecánica y eso ha sido la diferencia. Además de todo, Freeland está lanzando más adentro a los diestros; en 2017 su sinker fuera de la zona de strike fue duramente bateada.