5

Los Carneros (Rams) de Los Angeles demostraron bajo la luces de Monday Night Football, porque son un equipo candidato a llegar al Super Bowl en Atlanta en febrero de 2019. Sean McVay es un genio en el diseño de jugadas de play-action o sweep y eso fue en la 2da mitad para borrar a los Raiders de Jon Gruden en Oakland. El marcador de 33-13 fue categórico y con la muestra de que no necesitan dominar el tiempo de posesión, como en la primera mitad.

El equipo está construido de manera sólida en todas sus facetas. Todo empezando por los equipos especiales con el despejador John Hekker y con el buen Pharoh Cooper, dando buena posición de terreno al regresar el ovoide.

Con eso y una gran línea ofensiva dando tiempo a Jared Goff, los Rams se fueron abajo sólo 13-10 al medio tiempo, a pesar de que Oakland tuvo el doble de tiempo de posesión del balón. Ya en la segunda mitad, la defensa secó los pases pantallas de Oaklan y Derek Carr. El resto es historia y es por eso que los Carneros dan tanto temor en la NFC.

Goff y el play-action

Los Raiders comenzaron en fuego la 2da etapa de Jon Gruden como su head coach. Un buen pase de Carr con la presión encima dejó sólo al TE Jared Cook en el slant. Las yardas después de la recepción le permitieron entrar a territorio rival. El estilo de Marshawn Lynch, de seguir corriendo a pesar del contacto le dio el único touchdown del partido a los Raiders.

Los Angeles empató a 7 con una serie donde destacó el play-action y un pase a Woods en ruta de comeback pegado a la línea de banda.

Vídeos destacados del día

La primera de las jugadas de play-action o finta de corrida y pase que fueron la principal fortaleza, que no pararon los Raiders. Los Carneros empataron a 7 con un perfecto diseño de una jet sweep de Goff al RB estrella Todd Gurley.

Una jugada donde Goff recibió el ovoide en formación y le dejó el balón en el aire a Gurley, que iba pasando haciendo la jugada de sweep. El resultado una anotación de 19 yardas en un pase que le cuenta a Goff, pero que tuvo mérito de Gurley en la corrida. El WR Cooper Kupp tuvo un bloqueo perfecto en la jugada.

Los Raiders tuvieron éxito con las pantallas y luego Carr pudo tener al equipo en zona roja. La intercepción del corner Steve Johnson en un pase de fade que iba a Jared Cook. Ese intercambio de balón marcó el partido. Los Rams tuvieron sus mejores avances en la primera mitad, con pases verticales a Brandin Cooks. El WR pudo sumar pañuelos claves a los esquineros de Oakland. Zeuerlein pudo sumar un gol de campo para poner el juego 10-10.

En la 2da mitad Gurley corrió con libertad y el play-action siguió dando frutos con pases de 15 o más yardas a Woods, Cooks y Kupp.

Con el marcador a favor 20-13, inclusive los Rams se dieron el lujo de mandar pases pantalla a Todd Gurley. El juego se definió con dos intercepciones a Derek Carr. Una del LB Littleton, que tuvo un gran partido con 10 tacleadas en un área, que se considera la más débil de esa gran defensiva de los Carneros. La otra del recién llegado corner de KC, Marcus Peters, que fue además un pick six. Estos Rams dan miedo en la NFC.

Rodgers hacen magia en Green Bay

Aaron Rodgers tuvo la mayor remontada de su carrera al poder responder con 17 puntos a los Bears, que ganaban 20-3 en el tercer cuarto. Pases cortos y apoyando su pierna y rodilla izquierda lastimadas previamente en un sack en la 2da mitad. Los Bears de Matt Nagy tuvieron esquemas creativos, pero en momentos cruciales pusieron el balón en el aire en lugar de quemar tiempo con sus corredores Howard y Cohen. El pase en el slot a Cobb y su escape de más de 60 yardas es un colapso que la defensiva de Vic Fangio no puede permitir en esta campaña.

Los Browns parecían tener el triunfo en tiempo extra, cuando el siempre seguro pateador Chris Boswell falló un gol de campo de 42 yardas. Más cuando pudieron capturar a Big Ben con el LB novato de Memphis, Genard Avery. El balón le cayó en las manos al LB Schobert para regresarlo a la zona de anotación. Los Browns casi lo hacen pero en el gol de campo, TJ Watt pudo bloquear el intento del pateador Zane Gonzalez. El empate 21-21 fue bizarro pero por lo menos Cleveland no perdió.