Los New York Mets han sido un desastre en el primer año de Mike Callaway, pero el año de Jacob deGrom en la lomita será algo que siempre se recordará en Queens y en toda la MLB. Jacob deGrom es el único que ha respondido por esa rotación (que estando sana) daba miedo con Matz, Harvey, Wheeler y Syndergaard. Pocas veces han podido estar juntos sin lesiones en una campaña. Este año Wheeler y Syndergaard han sido aceptables, pero lo de deGrom es un hito en la historia del viejo circuito y en el pitcheo en general en tiempo reciente.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Futbol

Jacob deGrom no perdió la fuerza como Sansón al cortarse su melena y eso lo revela su ERA de juego de 1.77. Su récord de 9 ganados y 9 perdidos no debe ser tomado en cuenta por el nulo apoyo de la ofensiva de los Mets cuando lanza.

Eso sí, ya tuvimos al King Félix Hernández como Cy Young en 2010 con una ERA de 2.27 y marca de 13-12.

Jacob deGrom pudo romper el récord de salidas consecutivas de calidad en la historia

El ex novato del año en 2014, rompió la marca de salidas consecutivas de calidad con 28 aperturas permitiendo 3 carreras o menos. Algo que se dice fácil pero que tardará mucho alguien en romper en años o décadas siguientes. Jacob ha sido de las pocas razones para la gente en Queens para asistir el último mes de campaña. En septiembre ha dado 27 barras de cacao con sólo 6 carreras limpias (20 innings de labor).

Jacob ha sido especial porque el repertorio de Cy Young siempre ha estado allí. La recta de 97 millas es lo que ayuda a sentar las bases de todo lo demás de sus pitcheos secundarios. El slider que lanza deGrom es duro con 92 millas; obliga a muchos roletazos con ese breaking pitch.

Vídeos destacados del día

El cambio de 90 millas es un pitcheo de gran calibre porque se hunde al llegar a la zona de strike.Por si fuera poco, su sinker de 96 es otro pitcheo base para él para ponerse arriba en cuentas. La curva de 12 a 6 es un gran recurso que tiene para desgranar outs pero por la vía del elevado.

La campaña de deGrom equipara a las más históricas en cuanto a ERA

Con la franela de los Mets, esta campaña de Jacob rivaliza con las históricas en ERA de Dwight "Doc" Gooden o Tom Seaver. Gooden con una efectividad minúscula de 1.53 en 1985; Seaver con 1.74 en 1971. A pesar de ser 2do en la NL en innings trabajados (209), deGrom se ve fresco. En julio y agosto tuvo ERA abajo de 1.00. En cuenta de 0-2 ha sabido terminar a los bateadores contrarios (.103 de AVG en contra). Ya sea elevando la recta o con el cambio a la tierra, ha podido sacar ventaja de ponerse arriba en la cuenta.

Jacob es muy alto pero también fildea bien su posición debido a que jugó shortstop en high school. A pesar de tener un paso largo por su estatura al caer en sus pitcheos, no le afecta en ser desbalanceado al caer en su tobillo.

El tener ese largo paso con una de sus piernas, le permite tirar mucho más cerca el pitcheo y por lo tanto, que haya menos reacción del bateador contrario. La gran separación de sus hombros y caderas le permite generar la velocidad excepcional de su recta que alcanza hasta las 97 millas. Hay que recordar que el secreto en ser un ace es tener un gran brazo pero también el poder lanzar con gran velocidad con el menor esfuerzo posible.

Lo especial de Jacob es que sus pitcheos secundarios son lanzados de manera fuerte pero sin sacrificar tanto movimiento lateral y caída. Eso lo podemos ver en su slider y cambio de velocidad. Es por eso que es tan complicado poder hacerle daño y más cuando tiene comando y control. El año pasado, deGrom tuvo problemas al permitir muchos cuadrangulares a pesar de haber sido de los lanzadores que menos contacto fuerte permitió en la Liga Nacional.

La gerencia de los Mets no quiso deshacerse de su mejor pitcher a mediados de julio y esperan construir con él las próximas campañas una rotación competitiva. Si Zack Wheeler y Steven Matz están sanos, tienes todavía a Noah Syndergaard y su explosiva forma de lanzar más a tu ace deGrom. No suena mal para los Mets y Mike Callaway para su 2da campaña y más siendo que el manager fue antes coach de pitcheo. No todo luce tan mal para los Mets en el futuro.