Los Dodgers volvieron a perder otra Serie Mundial más, bajo el mando de Dave Roberts. De que te sirve ganar 6 títulos divisionales consecutivos del Oeste de la NL, si al llegar el momento clave el equipo sigue en sequía. Lo peor para LA es que parece que no habrá cambios. El gerente general Farhan Zaidi comentó que están contentos con Roberts y se planteaban extender su contrato. Los Dodgers ya han probado que con Roberts no pueden dar ese siguiente paso.

Lo peor es que la franquicia había estado así antes, con series de campeonato perdidas con Joe Torre o Don Mattingly como manager. Ahora no han podido ganar la Serie Mundial y la sequía va para 30 años (la última en 1988). A los aficionados de los Dodgers les debe doler mucho estas dos Series Mundiales perdidas, pero más ésta de 2018 contra Boston. El año pasado contra Houston, Roberts tuvo decisiones cuestionables de poner a pitchers en situaciones desfavorables (Morrow, Fields y demás cuerpo de relevo cansado).

Este año fue peor, porque no aprendió de esa experiencia pasada y cometió errores aún peores y más claros.

El hecho de un manager de morirse con la suya es algo que ya no va con los tiempos. En esta era de la sabermetría y filosofías como el bullpening u otras, los managers tienen que ser todavía más asertivos. El papel de manager se ha acentuado todavía más. A pesar que la oficina y demás han hecho el juego más automatizado con matchups, shifts y más dato que nunca, el manager todavía juega ese papel decisivo.

Dave Roberts y no Steve Pearce (3B de Boston) fue el MVP de la Serie Mundial para los Red Sox. Eso y más actuaciones deplorables de jugadores clave, como Clayton Kershaw, Kenley Jansen, Cody Bellinger y hasta Manny Machado.

Boston aprovechó los mismos errores de Roberts del juego 3 y se llevó el 4to

Cuando Yasiel Puig conectó su HR de 3 carreras a Héctor Rodríguez a una recta outer half, todo parecía que la serie se empataría a 2.

Alex Cora había dejado de más a su abridor y por fin había cometido un error en la Serie Mundial. Rich Hill tuvo una buena apertura de 6.1 entradas, pero Roberts quiso volver a meter mano cuando no debía al juego. Tras una base por bolas, Roberts metió al zurdo Scott Alexander, que dio 4 bolas seguidas al versátil Brock Holt.

Con dos en base y un out, Roberts optó por meter a Ryan Madson. El ex National había sido un brazo confiable en parar rallies de los equipos contrarios en los playoff (especialmente contra Milwaukee en la NLCS).

En el juego 1 y 2 Madson estuvo descontrolado y fue el que abrió la puerta a Boston para esas victorias. Madson se salvó de Jackie Bradley Jr. al dejar su cambio alto y sacar el 2do out de la 7ma alta con un elevado. Seguidamente vino Alex Cora con el emergente Mitch Moreland. El primera base ex de los Rangers no perdonó y prendió ese mismo cambio por todo el medio, para un HR de 3 carreras.

Con la pizarra 4-3, todos sabíamos que Roberts iba a volver a traer a su closer Kenley Jansen por 6 outs como en el juego 3.

En esa ocasión, Jansen falló al recibir un HR de Bradley Jr. Ahora recibió un HR solitario de Steve Pearce. En la 9na Roberts sacó a Jansen y metió a Dylan Floro. Pero el daño ya estaba hecho y más con lo que vendría de la ofensiva explosiva de los Red Sox. Con las bases llenas, Maeda dejó una recta por todo el medio, que aprovechó Steve Pearce para vaciar las bases. Con el 8-4 el partido quedó definido. Al final terminarían 9-6. Roberts cometió los mismos errores de otros juegos de la serie en algo inaceptable.

El juego 5 fue un trámite con otra salida decepcionante de Serie Mundial de Kershaw

En el juego 5, Clayton Kershaw otra vez fue ese pitcher medroso en playoff. Kershaw lanzó 7 entradas, pero recibió 3 HR (de Betts, Pearce y J.D.Martínez). En total fueron 4 limpias. Price tuvo una salida aceptable de 7 entradas y una limpia. Al final el juego 5 estaba de más. Boston ya lleva 4 títulos en este siglo, pero su título quedará con algunas nubes negras, como ese juego 2 de la ALCS contra los Astros y el HR legal que invalidaron a José Altuve.

Ese título de equipo del siglo correspondería a los SF Giants con títulos en 2010, 2012 y 2014. En años par y con el mismo equipo y manager.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más