Publicidad
Publicidad

Los Houston Texans se está convirtiendo en un equipo peligroso en la AFC. Cuando el equipo de O'Brien había empezado la campaña 0-3, todo parecía derrumbarse. Había muchas dudas de si el 2do año de Deshaun Watson iba a ser como el de otros QB. La defensiva dejaba dudas, a pesar de tener sano a J.J. Watt y junto a Javedeon Clowney. Después de la victoria en Indianapolis todo cambió. Ese buen momento los llevó a ganar en casa un juego defensivo ante los Cowboys en tiempo extra. Dos victorias más y los Texans ya estaban 4-3 para afrontar el juego de este jueves en la noche en NRG Stadium, contra los Dolphins.

Los Texans pudieron aprovechar un demoledor ataque terrestre en la primera mitad con Lamar Miller brillando ante su ex equipo.

Publicidad

La defensiva de Romeo Crennel admitió muchas yardas de Miami, pero nunca se rompió en la zona roja. Es allí donde se ganan y pierden los partidos en la NFL. Deshaun Watson estuvo callado en la primera mitad, pero explotó en la segunda mitad con pases largos a Will Fuller y al gran WR DeAndre Hopkins. Los Dolphins fueron quemados en su perímetro con errores terribles del corner McCain, sumado al safety McDonald. De cualquier forma, Watson y la ofensiva de Houston aprovechó a las mil maravillas.

Con el récord de 5-3 no solamente lideran la inconsistente AFC Sur, pero también tienen la ventaja del mal momento de los Titans y en especial los Jacksonville Jaguars, que suman tres derrotas en fila. No mucha gente daba como ganador del Sur de la conferencia roja a los Texans. Ahora deberíamos pensar que eso es una realidad.

Publicidad
Vídeos destacados del día

Watson y el juego vertical de los Texans explota en la segunda mitad

Los Dolphins comenzaron bien en ofensiva con pases pantalla a Grant y Amendola, sumado a una buena carrera por fuera de Kenyan Drake. Tras un castigo costoso en 4to down, Drake corrió otra vez por fuera y el ex RB de Alabama anotó para el tempranero 7-0. Después de eso, la defensiva de Houston en la zona roja fue casi inmaculada. Houston empató a 7 con una ofensiva donde Lamar Miller fue el eje ofensivo, ya en zona de los Dolphins. Watson tuvo un check a Fuller en la mitad del campo y las yardas, después de la recepción ayudaron para gran ganancia en ese drive.

En el 2do cuarto, el novato Justin Reid interceptó un pase infame de Brock Osweiler en una ruta de dig a Danny Amendola.

Publicidad

Osweiler voló a su receptor y eso sentó las bases de otro TD de los locales. Watson pudo poner el 14-7 con una buena jugada de play-action y flotando su envió al TE Jordan Thomas, por la presión que tuvo enfrente el ex QB de Clemson.

Ya en el tercer cuarto, llegaron las jugadas grandes de los Texans en ofensiva. Primero un acarreo de 60 yardas de Miller, que desembocó en el TD de Watson a Thomas en 4ta y gol. Watson pudo salir de la bolsa y compró tiempo para encontrar a su TE para el pase corto de 2 yardas. Esa habilidad del QB de hacer madurar las jugadas. Los Dolphins tuvieron su mejor momento del partido con el TD de Amendola a Kenyan Drake. Una jugada de laboratorio de la buena mente ofensiva del head coach Adam Gase.

El problema para Miami fue que a partir de allí su perímetro se desmoronó y Watson lo aprovechó muy bien. Watson en la siguiente jugada sumó su tercer TD del partido con una bomba de 70 yardas a Will Fuller. El corner McCain y el safety McDonald se perdieron en sus asignaciones con ambos pensando que vendría la ayuda de uno y otro.

Con el marcador 28-17 vino un gol de campo de Miami. La defensiva de Crennel siempre mandó blitzes en tercer down, que ayudaron a sacar a Osweiler de la bolsa y mandar el pigskin fuera del campo. Houston puso punto final al juego con otro pase de más de 50 yardas de Watson para otra anotación. La jugada fue un buen engaño de carrera seguida de un engaño de sweep de un WR. McCain otra vez se clavó y pensó que tendría apoyo del safety. DeAndre Hopkins tuvo el TD.

Con el marcador 35-23, Watson mandó otro pase en ruta de go a DeAndre Hopkins. El corner McCain cometió una clara interferencia, para colocar el balón en la yarda uno. Watson (16 de 20 para 239 yardas) sumó su 5to TD del juego con un perfecto pase en el slant a Hopkins (2 TD y 82 yardas). Los Texans parecen haber recuperado al Watson del año pasado, que maravilló hasta su lesión que acabó su campaña. Los Texans son un caballo negro en la AFC.