El Béisbol es un deporte que nunca deja de sorprender. Es tan complicado de entender, jugar y analizar pero siempre te deja con algo nuevo. El deporte de reyes nos regaló un juego 3 extraño y hasta mal jugado de 18 entradas en Chavez Ravine entre Dodgers y Red Sox. LA abajo 0-2 regresaba a casa.

Dodgers sobrevivió a su manager Dave Roberts y sus cuestionables decisiones en juegos cruciales. Walker Buehler tiró una gema de 7 entradas sin carreras permitidas, pero Roberts lo arruinó al meter a su closer, desde la 8va entrada.

Kenley Jansen dejó un cutter por todo el medio y Bradley lo jaló al jardín derecho para empatar la pizarra a 1. Después vinieron momentos de errores en extra innings de lado y lado. Muncy no cubriendo la primera base y un error del pitcher dio ventaja a Boston 2-1 en la 13ma entrada.

En la baja de esa entrada vinieron dos momentos de bloqueo de Boston. Primero Eduardo Núñez yendo a las gradas de manera innecesaria y dejando por regla que Muncy avanzar a segunda base.

Después Yasiel Puig mandó una rola detrás de segunda base e Ian Kinsler no pudo agarrar bien la bola, cuando quiso ir a guante volteado. Al pasarse la bola a la mano, no tiró bien a primera y permitió que Muncy llegara con el tiro a home, cuando se fue hasta la banda de protección. Más tarde y muchos relevos después, Muncy definió en la 18va entrada con un walkoff HR a la serpentina de un titánico relevo de Nathan Eovaldi.

Buehler tuvo una salida eléctrica acorde a su repertorio

Walker Buehler lanzó 7 entradas de 7 barras de cacao en una apertura estelar. La joven perla de los Dodgers empezó tirando recta de fuego en la 1era entrada. En la 2da, fue cerebral usando su cambio a la tierra de 92 millas y también su curva de nudillos, para desgranar outs por la vía de la rola. Por su parte, Rick Porcello apenas duró 4.2 innings y se salvó de mucho daño, por el tremendo slump por el que pasa la ofensiva de LA.

Porcello pudo transitar las entradas con su recta con movimiento arriba y amarrando bates o generando elevados. Lo que es cierto, es que no trajo su mejor repertorio. Temprano en el juego se salvó de un cambio colgado, que no aprovechó Justin Turner. En la tercera entrada Joc Pederson jaló ese mismo cambio alto para un solo HR. Buehler acabó su labor en la 7ma con un ponche enfático al peligroso J.D. Martínez con una recta alta y de 98 millas.

Jackie Bradley Jr. mandó el juego a extra innings con su HR en la 8va ante Kenley Jansen

Los relevos mantuvieron el juego igual hasta la 8va. Roberts trajo a Kenley Jansen desde la 8va. El resultado fue un HR del silencioso pero mortal 9no bate, Jackie Bradley. Roberts debió traer a Báez para la 8va y no a un Jansen que en 2018 sido más proclive que nunca al HR. Boston ya había usado a Kelly, Brasier, Barnes y hasta al abridor David Price. El closer de los Red Sox, Craig Kimbrel, lanzó la 9na y 10ma entrada.

Núñez y Kinsler dieron vida a los Dodgers en la 13va entrada

Antes de la turbulencia para ambas novenas en la 13va, Bellinger pudo poner out a Kinsler en home, con un buen tiro desde el jardín central. Machado estuvo apagado con rectas altas y pegadas en los extra innings. En la 13va, vino el error de Alexander tirando a primera y Muncy, que falló en cubrir dicha almohadilla. Núñez se puso en base y Holt que estaba en 2da se fue hasta home para el 2-1.

Los Dodgers en la 13va baja pudieron empatar gracias un gran turno de Max Muncy, ante Nathan Eovaldi. Muncy caminó y luego Bellinger dio elevado que el antesalista Eduardo Núñez se quedó, pero al exagerar se fue a las gradas de espaldas. Muncy fue a 2da por regla y luego vino el infield hit de Puig y la mala jugada de Kinsler, al tirar mal a primera. Muncy anotó y el juego se fue 2-2 para más entradas.

Eovaldi tuvo relevo de 6 entradas, pero al final sucumbió ante el HR de Muncy en la 18va entrada

Nathan Eovaldi lanzó 6 entradas de épico relevo para Boston. LA tuvo destellos con su bullpen con Maeda, Urías y Wood. En la 18va entrada, Max Muncy (que ya había avisado entradas atrás con un foul) prendió la recta alta y afuera para irse a banda contraria y dejar tendido a los Red Sox. Boston tendrá que usar a Eduardo Rodríguez y Sale (con 3 días de descanso) para el juego 4. La victoria y la manera es lo que necesitaban los Dodgers para tener vida en la Serie Mundial.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más