4

Los Cubs tenían ventaja de 5 juegos en la División Central de la Liga Nacional el 2 de septiembre. Los Brewers estaban a 5 juegos y en tercer lugar de la división. Ahora, los Brewers ganaron la división y mandaron a los Cubbies de Joe Maddon al juego de todo o nada del Wild Card.

Los Rockies por su parte se enfrascaron en una gran batalla con D-Backs y Dodgers en el Oeste del viejo circuito. Los Rox parecían destinados a pelear el comodín, cuando perdieron una serie clave en LA . En la última semana, los Dodgers perdieron serie en casa de los ya eliminados D-Backs. Los Rox de Bud Black apalearon a Phillies y Nationals, pero les alcanzó para ir al juego de desempate el pasado lunes.

Colorado perdió el desempate y tuvo que ir a Wrigley al juego de Wild Card.

Kyle Freeland lanzó una gema y pudo superar en el duelo de abridores a Jon Lester

El juego fue un clásico reciente en postemporada. Siempre los juegos de todo o nada de comodín desde el 2012, son de una tensión extrema. Toda tu temporada se define en un encuentro deportivo, como si fuera un juego 5 o 7 de inmediato entrando a playoff. El juego arrancó con Colorado tomando ventaja temprano, con un doblete de DJ LeMahieu a un cutter inner half de Lester; un sac fly de Arenado puso la primera carrera en la 1era alta.

Kyle Freeland comenzó su gran labor de 6.2 innings con ponche a Kris Bryant. Freeland lo preparó bien con recta adentro y slider bajo, para luego retarlo con una recta alta, con cuenta de 2 bolas y 2 strikes.

Vídeos destacados del día

Freeland acabó esa entrada con recta a la tierra, para ponchar a Báez y su swing largo. Jon Lester se sacudió esa carrera del primer inning y empezó a dictar cátedra, con ese cutter adentro a los derechos, que tanto le ha ayudado en su longeva trayectoria.

Lester usó su curva a la tierra, para lograr ponches esenciales en esa primera entrada, con un hombre en tercera. Inclusive en entradas como en la 6ta, cuando le dio cacao a Holliday al trabajarlo bien con sinkers y curvas a la esquina baja interna; acto seguido lo acabó con un cutter afuera y arriba del cinturón, que el bateador sabía que venía.

En la 2da entrada, Freeland retó a David Bote con una recta alta, con uno en base. Otra vez vendiendo esa recta alta, con ventaja en la cuenta. De allí Freeland siguió con su gran dominio, pero ahora con rectas adentro para amarrar los bates de Chicago. En total fueron 82 pitcheos y 60 fueron para strike. La clave para él fue el poder tirar 18 first pitch strikes, con dosis de 41 sliders. La labor de Freeland tuvo 6 barras de cacao, por sólo una base por bolas.

Total control y comando. En la 6ta entrada salió de un problema de dos Cubs en base con una recta alta, pero afuera para lograr que Rizzo jalara el pitcheo para la rola de doble play.

Báez despertó a la ofensiva en hibernación de los Cubs y empató el juego en la 8va entrada

El duelo se convirtió en uno de relevistas. Adam Ottavino sufrió en la 7ma entrada, pero pudo poner su eléctrico slider en los vértices bajos de la zona, para dar otro ponche al decepcionante y anti clutch Jason Heyward. En la 8va fue cuando por fin, los Cubs pudieron romper la sequía ofensiva. Tras sencillo de Rizzo, Maddon optó por poner al velocista Terrance Gore, que se robó 2da base. Javier Báez y sus números de MVP salieron a relucir. El mago boricua pudo prender un slider colgado de Ottavino, para remolcar a Gore con un doblete, que prendió Wrigley Field. Ottavino ya tenía contra la pared a Báez.

Wolters definió el juego con un sencillo de oro en la 13va entrada

Wade Davis ponchó con esa curva de agarre de nudillos al pozo a Albert Almora, para dejar Javy en 3era. Por los Cubs destacaron en el bullpen el regreso de Pedro Strop y la labor del abridor Cole Hamels en extra innings. Por Colorado, Oh y Rusin evitaron daño con algo de tráfico en las almohadillas. El hit clave llegó en la 13va entrada. Trevor Story conectó su 3er hit del partido y Gerardo Parra jaló un cambio bajo, pero en zona con swing de abajo hacia arriba para mandar la bola al derecho.

El catcher Tony Wolters, que acababa de entrar al juego fue el héroe inesperado. Con cuenta de 0-2, Hendricks colgó un cambio afuera que Wolters, pudo engarzar con la nariz del bate y mandarlo al jardín central. Con eso Story anotó para que después Scott Oberg obtuviera los 3 últimos outs.