El domingo de Wild Card de los playoffs de la NFL volvió a tener un juego espeso por la mayoría del tiempo pero un final que te haría llamar a una ambulancia por un posible ataque al corazón. En Baltimore, los Chargers dominaron a un nervioso Lamar Jackson por tres cuartos. En el último cuarto, la defensiva bajo el gas y permitieron 14 puntos para sufrir al final de manera innecesaria. En Chicago, Nick Foles convirtió una 4ta y gol con pase de TD, pero los Bears pusieron el balón para que Cody Parkey pateara un gol de campo de 43 yardas.

Parkey falló el intento al pegar el balón dos veces en los postes. Eso sí, los finales cardiacos salvaron juegos defensivos pero muy espesos para ser de playoff. Una nota al margen fue la pésima actuación de los oficiales; debe mejorar para la ronda divisional.

La defensiva de los Chargers fue pragmática para anular al enfoque unidimensional de los Ravens

Los Ravens de Lamar Jackson fueron de los equipos que corrió más el balón en la NFL en la campaña regular (junto a los Seahawks).

Los Chargers y la defensiva de Gus Bradley jugaron con 3 safeties sabiendo que Baltimore iba a correr por el medio y para frenar las RPO de Lamar Jackson con sus piernas. Con ese esquema tuvieron a los safeties jugando cerca de la caja sabiendo que tal vez los LB iban a ser lentos para llegar a parar las escapadas de Jackson. Con esa mentalidad, los Chargers se arriesgaban a que Jackson les ganara con el brazo.

Por 3 cuartos no pudo hacerlo porque la presión de los Bosa, Ingram o Rochell fue demasiada para que Jackson se sintiera cómodo en el pocket.

Lamar Jackson tuvo un fumble y luego Dixon sumó otro corriendo el balón, para dictar lo que sería el flujo del juego. Los Chargers pararon como quisieron la carrera de Edwards o Dixon y eso le quitó a los Ravens su principal arma en ofensiva. Gus Bradley fue inteligente en mover a Joey Bosa y no sólo como DE.

Bosa jugó como tacle defensivo y eso evita que tuviera dobles equipo en contra todo el juego.

La ofensiva de los Chargers batalló mucho (ante la gran D de los Ravens) pero pudo sacar goles de campo de Badgley. Rivers sólo tuvo dos jugadas grandes en la primera mitad; rutas intermedias a su TE Antonio Gates y su mejor WR Keenan Allen. Los Chargers se fueron ganando 12-0 al medio tiempo. Con el partido 12-3 en el tercer cuarto, Justin Tucker falló un gol de campo de 50 yardas.

Los Chargers anotaron un TD en una serie de 10 jugadas. Rivers compró tiempo en la bolsa para mandar un pase sencillo a su TE Gates para un clave primero y diez. En la 43 de Baltimore, vino un gran pase en ruta de poste a Williams. En zona de gol se dieron el lujo de pasarle al FB Watt para que luego Gordon anotara de 1 yarda.

La D de LA bajó su rendimiento y Jackson lideró a la ofensiva de Baltimore a 14 puntos.

El segundo drive saliendo de la bolsa y lanzando un pase de ave maría que cayó de alguna manera a su RB Kenneth Dixon. Al final fue sólo un susto para los Chargers que obligaron un fumble de Jackson para acabar el juego 23-17. Melvin Ingram fue la estrella del juego con 2 capturas y 2 tacleadas para pérdida (2 golpes al QB más un fumble forzado y otro recuperado). Los Chargers irán a la gélida casa de los Pats en ronda divisional.

Foles y los Eagles tienen suerte y salen victoriosos de Soldier Field ante los Bears

El juego fue defensivo y muy espeso hasta el 3er cuarto. Los Eagles se fueron arriba 10-6 con un drive donde Philly se ayudó de dos pañuelos (rudeza innecesaria y una dudosa interferencia defensiva de Amukamara). Trubisky pudo ensanchar más el campo y encontró en grandes ganancias a Robinson (124 yardas), Bellamy y Gabriel. Trubisky tuvo un pase de 22 yardas a Robinson en una buena ruta de fade.

Foles y Philly se fueron arriba con un drive monstruoso de 12 jugadas. Foles mandó pases cortos y rápidos en los hasmarks a sus TE Goeddert o Ertz. En 4ta y gol desde la 2 de Chicago, Foles roló a un lado para mandar un pase al sideline a Golden Tate. Philly se fue arriba 16-15 pero Trubisky puso la mesa para el FG de 43 yardas de Cody Parkey. Pederson pidió tiempo fuera para congelarlo y en el segundo intento le pegó al poste alto y bajo para que el pigskin no entrara de manera dramática e inusitada. Philly sigue vivo e irá a NOLA. Los pateadores son siempre una ruleta rusa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más