Publicidad
Publicidad

Catar será el anfitrión de la Copa del Mundo 2022 y su selección nacional podría tener un decente torneo, porque viene en franco ascenso. La Copa Asiática 2019 en Abu Dhabi tuvo sorpresas y Catar fue la mayor de ellas. El equipo del español Félix Sánchez Baz, dio la campanada en la AFC Asian Cup, al derrotar a un gigante como Japón.

Catar sólo encajó un gol en todo el torneo y el delantero Almoez Ali de 22 años (juega en el Al-Duhail) fue el goleador del torneo con 9 dianas. No le faltarán ofertas de algún club de Europa, al tener un gran torneo. Catar había avanzado a cuartos de final de la Copa Asiática 2011 que fue en casa. Ese era su mayor palmarés en selección mayor sumado a llegar a cuartos en la Copa en Líbano 2000. Desde 2017, el español Félix Sánchez Baz se encargó del proyecto de la selección para el Mundial de Catar 2022 y la Copa América 2019.

Publicidad

Catar encaminó al final con dos golazos en el primer tiempo de la final vs Japón

Japón llegaba a la final, tratando de ganar otra Copa Asiática más (1992, 2000, 2004 y 2011). La selección japonesa llegaba después de un gran Mundial en el que tuvo a Bélgica abajo 2-0 en los octavos de final. Nishino se fue del equipo y llegó Moriyasu como nuevo DT. Japón derrotó 3-0 a la favorita Irán en las semifinales. Japón junto a Australia (campeón defensor), Arabia Saudita, Irán y Corea el Sur, llegaba como favorita para llevarse el título.

Catar tuvo un grupo complicado pero pudo derrotar a Líbano, Corea del Norte y Arabia Saudita. Como primera del grupo E, Catar llegaba como un caballo negro para los octavos de final.

Publicidad
Vídeos destacados del día

El equipo de Baz derrotó con apuros en 8vos a Irak por la mínima. En cuartos de final eliminó a Corea del Sur con 1-0 donde no tuvo más posesión de balón. En semifinales aplastó a los locales Emiratos Arabes Unidos por 4-0.

Catar ganó la final con la misma fórmula que todo el torneo. Catar jugaba siempre con gran orden defensivo y mataba al rival por ráfagas en ataque. En la final Japón tuvo el 62% de posesión del balón. Catar se puso arriba al minuto 11 con un golazo del delantero Almoez Ali. Ali dominó el balón de espaldas en el área chica y el veterano defensa Maya Yoshida le dejó controlar el balón, para que rematara con una chilena. El balón se escurrió de manera esquinada a la portería.

Publicidad

Un golazo de Almoez Ali, que rubricó todo su torneo.

Con el 1-0 Catar jugó a lo que quería y desesperó por completo a Japón. Japón fue desordenada con Minamino y Osako en ataque. Muchos centros sin idea y Catar dio otro golpe al minuto 26. El medio Abdulazis Hatem sorprendió a Gonda con un tiro desde la media luna. El balón fue el ángulo en otro golazo. Con dos golazos, Catar tenía la final bajo completo control. Al minuto 35, Catar tuvo un tiro al poste en un tiro flojo de media vuelta de la delantera.

Japón reaccionó con el gol de Minamino, pero el penal de Yoshida selló el título de Catar

Japón presionó en la 2da mitad, pero Catar a la contra tuvo la más clara el comenzar el 2do tiempo. El medio Hatem falló a centímetros de la portería, al recibir el balón en un bote alto; su disparo se fue alto tras el achique del portero Gonda. Al 68, Japón encontró premio a su presión. Los nipones habían estado entrando por los costados con Doan y el veterano Nagatomo. Takumi Minamino (delantero del Salzburgo) pudo controlar dentro del área y con una rápida media vuelta se quitó su marca y quedó con el cuero.

Minamino definió con clase por arriba del portero Al Sheeb.

Con el 2-1, Japón se animó, pero con centros por las bandas fáciles para la defensa de Catar. Al minuto 80, Yoshida (el de más experiencia) hizo una mano infantil para impedir un cabezazo. El delantero Afif metió el penal por el medio, para sellar la final con el 3-1. Catar sorprendió al mundo y lo podríamos comparar (guardando obvias proporciones), con el título de Grecia en la Euro de 2004. Los partidos de Catar en la copa fueron sin aficionados de su país, por cuestiones extracancha en la que el gobierno no permitiría que sus ciudadanos viajaran a Emiratos Arabes Unidos. Catar se pudo sobreponer a un ambiente hostil. Catar ha crecido y su proyecto rumbo a la Copa del Mundo 2022 va por un excelente camino.