La arrogancia se paga caro y más cuando en un deporte como el fútbol, no te acompaña el volumen de juego. El Liverpool consiguió una de las remontadas históricas de la Champions League. El Barcelona ya había quedado en ridículo el año pasado, al perder 3-0 contra la Roma en la vuelta de cuartos. Esos fantasmas rondaron en las piernas de los culés y Anfield, como una gran caldera hirvió a los blaugranas a fuego lento. Klopp y los Reds llegaban sin Salah y Firminho adelante. Eso no es problema para un equipo, que en su cancha históricamente es muy fuerte y que nunca camina sólo como dice su escudo.

Divock Origi (delantero belga que brilló en el Mundial de Brasil 2014) fue artífice de la victoria del Liverpool con el gol inicial y el de la clasificación a la final en el Wanda Metropolitano. Origi fue el que tuvo que entrar al quite al no estar Salah por lesión. Firminho tampoco jugó y el suizo Xherdan Shaqiri, fue el que tomó su lugar. Ambos cumplieron con creces, los mejores partidos en su carrera. Klopp hizo un cambio en el medio tiempo, al sacar a Robertson y meter al mediocampista holandés Giorgino Wijnaldum.

Entró por Robertson en la banda y marcó dos goles clave de cabeza en el segundo tiempo. Origi marcaría en un despiste increíble, en un tiro de esquina.

Allison salvó al Liverpool en el primer tiempo y Origi marcó el primer gol a los 6 minutos

Jurgen Klopp mandó un 4-3-3 con Allison en la puerta más Matip y van Djik en la central. Robertson y Trent Alexander-Arnold en la banda. En la ida, Klopp usó a Gómez en lugar de Arnold buscando no ceder tanto en esa banda. Henderson, Fabinho y Milner en la media.

Shaqiri, Origi y Mané estuvieron arriba. Valverde lanzó un 4-4-2 con los mismos de la ida. Ter-Stegen en el marco con Piqué y Lenglet, como defensas centrales y Jordi Alba más Sergi Roberto en las bandas. Rakitic y Busquets en la bomba central más Vidal y Coutinho al lado. Arriba Luis Suárez y Messi.

El Liverpool fue un huracán al comenzar el juego arriesgando todo. Desde el primer minuto apretó el equipo inglés, con un balón que rondó cerca de Ter-Stegen, para irse sin encontrar un pie. Al minuto 6, Jordi Alba se equivocó al cabecear a su área y Mané agarró el cuero.

Mané pasó a Robertson y esté se metió entre rebotes al área chica; Ter-Stegen paró pero Origi recogió el rebote para el 1-0. Mané fue fuerte en la banda y desbordó cuando quiso a Sergi Roberto. El canterano blaugrana y Vidal le cometieron un claro penalti, que el árbitro Cakir no quiso marcar.

El Barcelona despertó con dos tiros de Messi. Uno raso que pasó cerca y luego uno que sacó a una mano Allison Becker. El portero de la selección de Brasil, le sacó también una abajo a Coutinho. Robertson metió un buen tiro, que de manera extraña sacó Ter-Stegen. Allison también le sacó un mano a mano a Alba, al final del primer tiempo.

Origi y Wijnaldum marcaron doblete para el 4-0 final

Robertson salió lesionado y entró Wijnaldum a jugar en esa banda, a pesar de ser mediocampista. Jordi Alba perdió otro balón y Alexander-Arnold mandó un centro raso a Wijnaldum, que se comió Ter-Stegen para el 2-0. Shaqiri que con velocidad estuvo participativo pero atrabancado, mandó un gran centro a Wijnaldum. Vidal de buena tarea defensiva salió para dar 15 minutos a Arthur de más llegada y control de balón. Semedo entró por Coutinho, para dar solidez atrás.

Todo muy tarde para el Barcelona.

Messi tuvo un tiro bajo que tapó Allison, pero el Liverpool siguió sacando corners. Arnold amagó, desequilibró y compró un corner al minuto 79. La defensa del Barcelona se quedó dormida y Arnold mandó un pase raso rápido y Origi empalmó como crack el balón, para ponerlo en el ángulo lejano de la portería. El Liverpool aguantó 10 minutos de presión y selló su pase a la final de Madrid. Una 2da final consecutiva para Klopp y para el Barcelona otra escena deportiva débil, tras lo sucedido en Roma el año pasado. Una Champions en 8 años y con el Real Madrid ganando 3 seguidas y 4 de las últimas 5, es algo que es una daga al corazón del barcelonismo.

El fútbol recordará esta noche, como el Milagro de Anfield.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más