El Liverpool mostró su grandeza al vencer 2-0 al Tottenham en la final 2018-2019 de la UEFA Champions League. La final en el Wanda Metropolitano de Madrid quedó mucho a deber, pero al final es lo que menos le importa los Reds y en especial a su DT, Jurgen Klopp. El viejo refrán de que las finales se ganan, aplicó a esta confrontación inglesa. El Liverpool el año pasado llegó muy revolucionado a la final en Kiev vs el Madrid.

Este año llegaban con más experiencia y compactos. Un equipo sin muchos cambios respecto al equipo subcampeón de Europa.

La final fue indigna en el primer tiempo por el nivel desplegado en el césped de la cancha del Wanda. En el segundo tiempo el partido mejoró en intensidad y algunas llegadas. Klopp tuvo el respaldo de un penal dudoso al minuto 1 que cobró bien Salah (que ahora si jugó los 90 minutos de la final). El gol le hizo mucho daño al partido y el Tottenham fue paciente pero al mismo tiempo medroso en la primera mitad.

En la 2da presionó en los últimos 15 minutos pero se topó con el MVP de la final, Allison Becker. El portero titular de la selección de Brasil, detuvo tiros peligrosos de Son y Eriksen. Los 73 millones que costó Becker parecen pocos por su aporte en la final y temporada (a diferencia de Karius en la final en Kiev).

Origi sepultó al Tottenham al 87 cuando más presionaba la portería Red. El talismán de Klopp en la remontada de la vuelta en Anfield vs el Barcelona, se hizo otra vez presente.

Klopp ya sabe que es ganar una final de Champions tras dos derrotas (una con el Liverpool) y otras en demás competencias. Este Liverpool maduró con la dura derrota en Kiev y con su Champions dejará de lado los 4 títulos que ganó Pep con su City en la campaña. El Liverpool nunca camina sólo como dice el lema en su escudo; un grande de Europa que ya tiene 6 Orejonas.

El primer tiempo se arruinó con el gol al minuto 2 de Salah de penal

Klopp mandó un 4-3-3 con Allison en el marco más van Djik en la central con Matip; las jóvenes perlas Robertson y Alexander-Arnold por los costados.

En la media Fabinho jugó en la media con el capitán Henderson a lado además del holandés Wijnaldum. Arriba estuvo el tridente de siempre de Mané, Salah y Firminho. Pochettino alineó un 4-2-3-1 con Lloris en portería. Alderweireld y Vertonghen fueron los centrales con Rose y Trippier como los laterales. En la bomba central estuvieron Sissoko y Winks. Arriba una línea de 3 con Eriksen jugando arriba junto a Alli y Son.

Harry Kane que venía de una fuerte lesión fue el elegido para ser el único delantero.

El primer tiempo comenzó con el ábitro Skomina marcando una mano de Sissoko al minuto 2. Mané estrelló el cuero en el pecho de Sissoko y el balón luego fue al brazo. Skomina no consultó al VAR en un penal dudoso. Salah tiró al centro para vencer a Lloris. El Liverpool presionó alto por momentos y el Tottenham tuvo posesión estéril.

Alexander-Arnold avisó por el Liverpool con un tiro raso que pasó cerca de la portería de Lloris. Robertson al 38 avisó con un tiro de fuera del área. Son fue participativo por los Spurs pero al igual que los 22 en la cancha, erráticos y con pobre juego.

La 2da parte fue intensa y con más llegadas de ambos lados; Origi sentenció al 87 a los Spurs

El 2do tiempo empezó con un ida y vuelta más furioso que todo el primer tiempo. Al minuto 57, Origi entró por Firminho que no estuvo al 100%.Al 62, Klopp quiso defenderse mejor con un fresco Milner en lugar de Wijnaldum. Moura entró por Winks y Llorente por Alli. Al 69 Mané se combinó con Salah y el egipcio dejó de espaldas a Milner que mandó un tiro raso cerca de portería.

Los Spurs empezaron a mandar centros y Son tuvo una arrancada que cortó bien Van Djik (el defensa de los 80 millones de euros). Al 80 Allison se hizo presente parando el misil de fuera del área de Son; el brasileño luego recostó en el remate mordido de Moura. Eriksen al filo del área chica, quiso ir directo pero Allison metió dos manos a un balón a su palo lejano. Rose regaló al 87 un tiro de esquina al Liverpool. En esa jugada y después de rebotes en el área, Origi definió cruzado para el 2-0. El talismán belga que brillara en el Mundial de Brasil 2014.

Fue una final intensa de Premier pero con muy poco volumen de juego. Al final eso es lo que menos le importa al Liverpool.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más