Todavía no es julio, pero los Chicago Cubs han dado un bombazo, en cuanto a la adquisición de un pelotero. Craig Kimbrel se pasó sin jugar dos meses y no llegó a un acuerdo con ningún equipo por dos meses, hasta el día de hoy. Craig Kimbrel es nuevo pelotero Cubbie y la novena de Joe Maddon ahora solidifica la posición que más necesitaba. Kimbrel fue campeón con Boston el año pasado, pero los Red Sox no quisieron darle un contrato grande.

Los Cubs iniciaron lenta la campaña, pero actualmente están donde se esperaba peleando con los Brewers la Central de la NL.

Chicago inició la campaña sin su closer Brandon Morrow por lesión. Pedro Strop lo hizo bien, como parche con su buen slider, pero también paró en la lista de lesionados. Con Kimbrel los Cubs tienen un brazo fresco, que no tardará mucho tiempo en ponerse en ritmo. El acuerdo es por 3 años y 45 millones de dólares. La gerencia de Theo Epstein ya se ha acostumbrado a este tipo de bombas, como cuando firmaron hace dos años a Yu Darvish.

Kimbrel llega a los Cubs por 3 años y 45 millones de dólares

Kimbrel iba a firmar en esta fecha, porque ya no tendría atado un pick compensatorio del draft.

Kimbrel, de manera previsible, no aceptó la oferta de un año y 17.9 millones de dólares los Red Sox. La compensación para Craig ya no aplicaba, una vez se diera el draft amateur. Los equipos iban a buscar a Kimbrel y era obvio que un acuerdo vendría pronto. Kimbrel y su agente querían un contrato de nueve ceros y obviamente de más de un año.

El mercado en esta agencia libre negó contratos deseados por muchos peloteros. Esa filosofía de los dueños de guardarse dinero hizo menos probable el contrato, que quería Kimbrel.

Además ni siquiera Chapman, Melancon o Jansen en su momento recibieron ese tipo de dinero, ansiado por el ex closer de los Braves y Padres. Kimbrel tuvo una ERA de 2.74 en la campaña pasada, pero un minúsculo WHIP (pasaportes y hits entre innings lanzados) de 0.99. Si agregamos su tremendo índice de ponches por cada 9 entradas de 13.9, los Cubs no hicieron un error en ganar las subastas por los servicios de Kimbrel.

Craig todavía tiene ese gran repertorio que lo ha hecho uno de los closers más temibles en la MLB.

La recta de fuego de Kimbrel es 98 millas y genera mucho más elevados que ponches. La curva de agarre de nudillos de 87 millas es su pitcheo estelar. Cuando Kimbrel se pone arriba en la cuenta, usa esa curva de nudillos y es letal cuando va a la zona baja de strike o a la tierra.

En su carrera, el ex Brave cuenta con una ERA de 1.91 y 14.7 ponches por cada 9 entradas. Kimbrel llega a su décima campaña en las Mayores. Craig ya cuenta con 532.2 de labor, pero todavía tiene mucho gas en el tanque. El año pasado tuvo estadísticas decentes en 62.1 innings trabajados.

Kimbrel ya tiene 30 años y en postemporada batalló mucho con Boston. En dos de las últimas 3 campañas, tuvo índices de 4.48 y 5.09, en cuanto a bases por bolas. Esa falta de control pudo ser una alarma para algunos equipos, que no quisieron atar por tanto tiempo a Kimbrel.

Los Cubs ahora tienen un bullpen sólido

El bullpen Cub ha sido endeble con Carl Edwards Jr. siendo bajado por momentos a las Menores. Steve Cishek (y sus lanzamientos submarinos) también asumió el rol de cerrador. Kimbrel podría tardar unas semanas en ponerse a punto a la velocidad de los bats de MLB.

Pedro Strop regresará pronto y con él Chicago, ya tiene más brazos confiables de los que disponer en el bullpen.

Brad Brach tiene una ERA arriba de 5, pero Brandon Kintzler ha sido decente y agrega más profundidad ahora que llega Kimbrel. Tyler Chatwood llegó hace 1 año para ser abridor, pero ahora ha sido más efectivo como relevo largo. Los Cubs todavía tienen un buen equipo, para poder pensar en otro anillo de Serie Mundial en la era de Joe Maddon como manager y Theo Epstein como gerente general.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más