La NHL está en una crisis desde hace años en cuanto a los oficiales. En estos playoffs han sucedido hechos bochornosos, pero la cereza del pastel fue la que pasó en el juego 5 de la Stanley Cup Final. Los Bruins perdían 1-0, pero los oficiales no vieron un tripping de Tyler Bozak a Nolan Acciari. La jugada no se cobró como penalidad y de allí desembocó el gol de Perron, para el 2-0. Esa penalidad pasada por alto, puede costarle la Stanley Cup a los Bruins.

Anuncios
Anuncios

Es cierto que Jordan Binnington estuvo excelso en portería por el equipo de Berube, pero al final la liga y sus fanáticos se quedaron con un muy mal sabor de boca, tras lo ocurrido. Los oficiales además parecen han compensado de más a los Blues, después del hand pass de Meier de SJ en la serie de campeonato, que les costó una derrota. Los Blues juegan un estilo fuerte, de forecheck y grinding, pero muchas veces al límite del reglamento. Lo que es claro es que en la liga, los golpes a la cabeza están siendo mal juzgados, por encima de otras malas interpretaciones.

Además los oficiales han permitido a los St. Louis Blues jugar con libre albedrío, en cuanto a arrancar las cabezas de los contrarios. St. Louis decantó la Final del Oeste a su favor, cuando fueron por la cabeza de Pavelski y Hertl de los Sharks en el Juego 5. En esta serie ya suspendieron a Oscar Sundqvist, por un golpe a la cabeza no sancionado durante el juego, pero si después al revisar la acción. Ahora Ivan Barbashev sufre el mismo castigo de suspensión por 1 juego, pero no recibió la penalidad durante el encuentro.

Anuncios

Blues se roban literalmente el juego 5 en casa de los Bruins

Boston jugó un mejor primer periodo. Los Bruins tuvieron la ventaja amplia en tiros y por pequeño margen, en cuanto a volumen de juego. Johansson avisó temprano con un wraparound cerca del crease de Binnington. Marchand con un slap shot del círculo bajo de faceoff, obligó a dar rebote a Binnington y luego Krug no pudo meter el gol en una 2da oportunidad.

El juego 5 fue el más físico de todos, pero con los Blues siendo los que se despachaban más, con la cuchara grande.

Krejci metió un pase cruzado al slot medio y que remató Coyle sin éxito. Poco a poco, los Blues fueron teniendo opciones, gracias a su violento forecheck y estilo de grinding. Maroon se metió al trapecio y mandó el pase al slot bajo a Bozak, pero Rask detuvo el puck en la línea. Boston tuvo la más clara del 1er periodo, con un pase de Pastrnak ( que estaba junto al trapecio) a Marchand que desde el círculo derecho de faceoff empalmó el puck para ponerlo en el poste.

Anuncios

La polémica llegó con un leve poke de Marchand al goalie Binnington y con eso un power play regalada a STL por los oficiales. Perron recibiendo un pase cruzado casi mete el 1-0, pero Rask hizo una mariposa para detener el puck con su pad y guante.

Binnington estuvo estelar en la portería de St. Louis

Los Blues anotaron el 1-0 temprano en el 2do periodo. Berube acertó en poner al joven Sanford en la misma línea de Perron y Ryan O'Reilly. Sanford se colocó en el trapecio y mandó un pase de fantasía, entre sus piernas a un sólo O'Reilly en el slot bajo. El centro ex Sabre y motor del equipo, metió arriba el puck, con un pragmático backhand.

Anuncios

Con el 1-0 STL manejó mejor el partido.

Binnington (38 salvadas) paró llegadas peligrosas como una desvío de Acciari, cerca del crease. Krug y Chara (en power play) tuvieron slap shots lejanos con carril limpio, pero el goalie de los Blues estuvo atento. Krejci salvó en la línea por Boston, un tiro de Pietrangelo, que hubiera sido el 2-0 al terminar el 2do periodo. Binnington paró en el 3er periodo un snap shot cerca del crease de Pastrnak, que sigue sin pesar en goles en la serie. Los Bruins se fueron de 3-0 en su power play, tan efectivo en todos los playoff.

A los 9 min vino el tripping de Bozak a Acciari no cobrado y Perron aprovechó para anotar el 2-0 en un pase cruzado y en el que el puck se metió entra las piernas de Rask. DeBrusk recortó con un wrister al five hole de Binnington, pero el 2-1 fue insuficiente, para que los Bruins buscaran la remontada en casa. El juego 6 será el domingo en casa de los Blues, que buscarán su primera Stanley Cup, tras años de frustraciones en la liga. Boston quiere obligar a un juego 7 en TD Garden, que sería el miércoles.

Haz clic para leer más