Los St. Louis Blues, por fin, pudieron exorcizar todos sus demonios y alzar por primera vez la copa de Lord Stanley. Una historia increíble y donde todo se les acomodó tras acabar el 2018. En enero eran el último lugar de la liga y despidieron al head coach Mike Yeo. Craig Berube entró como interino y encima de todo, usaron a un goalie de las filiales de la AHL (Jordan Binnington). El resto es historia.

Los Blues no partían como favoritos, ante los Jets en la primera ronda. Ante los Dallas Stars se fueron a 7 juegos y luego jugaron una serie física (por momentos de manera desleal y sucia) por el título del Oeste, ante los Sharks.Un equipo que se reforzó en la campaña muerta con un pez gordo como el centro de los Sabres, O'Reilly, pero nada más.

Los Blues se convirtieron en apenas el quinto equipo en la historia, en ganar un juego 7 de visita por la Stanley Cup.

Este juego decisivo (famoso GAME 7) fue apenas el 17 en la historia de la liga. Boston fue local y se dejó envolver por el estilo de grinding y gran defensa de los Blues. La historia del partido recordará como Boston tuvo oportunidades claras en el primer periodo, para toparse con Jordan Binnington. Tras el gol de O'Reilly en un tip, los Blues implementaron a la perfección su estilo de juego, que se hace más efectivo aún de visita (10-3 el récord de los Blues en la carretera en esta postemporada). Al final del primer periodo, cayó un gol de Pietrangelo en un mal cambio de Boston y eso fue todo al final.

Los goles de O'Reilly y Pietrangelo le dan su primera Stanley Cup a los Blues

El juego 7 comenzó con los Bruins de Cassidy encima, pero sin puntería además de la figura de Jordan Binnington. El goalie novato de la AHL fue la diferencia en el primer periodo. St. Louis y su estilo de juego defensivo y de grinding, se potencia a la perfección con un gran trabajo del goalie. Los Blues aguantaron la tormenta y después fueron contundentes.

Binnington hizo salvadas enormes y St. Louis con 2 tiros de 4 en total en el periodo, metió dos goles. Así es el Hockey muchas veces. Binnington tuvo 32 salvadas en un partido estelar.

Los Bruins tuvieron un power play por un retraso de juego de Colton Parayko. St. Louis con gran penalty kill y Binnington evitó el gol. Fuera de dos partidos en la serie, los de Berube pudieron enfriar a los Bruins en su power play letal en la postemporada.

Binnington alzando su pad evitó un backhand en el crease de David Krejci. Otra gran parada de Binnington fue aun slap shot de Marchand, desde la blue line. Binnington atrapó el puck entre su pierna y brazo, al hacer la mariposa.

A 4 minutos del final del primer periodo, vino el golpe letal del que Boston nunca se pudo recuperar. Jay Bouwmeester tiró desde la blue line y Ryan O'Reilly desvío el puck con el blade de su stick en el slot alto, mientras batallaba en una screen con Zdeno Chara. El puck se fue entre las piernas de Tuuka Rask, que tuvo un partido muy flojo en la portería de Boston.

A segundos de acabar el primer periodo, vino un rush de los Blues agarrando a Boston en un cambio. Jaden Schwartz aprovechó el odd man rush y pasó al slot medio, a un sólo Alec Pietrangelo. El defensa capitán venció con un bello backhand a Rask. Como en toda la serie, los Blues fueron letales sumando a sus defensas al ataque.

Schenn y Sanford pusieron el tercer y cuarto gol para hundir a los Bruins de manera definitiva

En el 2do periodo, los Blues tuvieron mejor forecheck y tuvieron por lo más presencia en zona de Boston. Schenn cortando al slot casi metió un gol, pero el puck quedó en el aire y Rask y Chara, de alguna manera, sacaron el biscuit de la línea. En el tercer periodo, Binnngton siguió sumando paradas de epopeya. Nordstrom tuvo un backhand en el crease, pero el pad detuvo el puck.

En dump and chase, Tarasenko desde las bardas puso pase cruzado a Schenn en el slot (entre tres Bruins). Brayden anotó con un snap shot y tiro bajo al lado del guante de Rask. El 4-0 cayó con el valioso David Perron saliendo entre dos Bruins pegado a la barda; David metió el pase cruzado para que Sanford lo empujara. Al final el gol por los Bruins de Grzelcyk fue anecdótico para el 4-1 final. El centro Ryan O'Reilly ganó el Conn Smyhte Trophy (23 puntos gracias a 8 goles y 15 asistencias). O'Reilly, sin duda, fue el MVP de los Blues en los playoffs.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más